¿Y si llega el 30 de noviembre y no hay Gobernador en Banxico?

In Consejería by PAALeave a Comment


El martes pasado en “Es Negocio” –el programa de TV en el que participo en el canal “adn 40”– mi compañero Carlos Mota me interpeló cuando yo hablaba sobre el tema de la “no” sucesión del Gobernador de Banco de México preguntándome si a falta del Gobernador, el banco central seguía operando con normalidad. Yo contesté que sí, pero dada la prisa que siempre existe en la tele o en la radio, donde el tiempo es un insumo fundamental y obviamente limitado, no añadí nada a esa respuesta.

Para fines de precisión y para no quedarme con la duda, consulté la Ley Orgánica del Banco de México (LOBM) que a la vez, me llevó a consultar la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos (CPEUM) ya que aquélla cita a esta última para efectos de la designación del Gobernador, o cualquier otro miembro de la Junta de Gobierno del Banco de México.

Incidentalmente, ayer en la sesión de preguntas y respuestas que se tuvo al final de la presentación del Informe Trimestral de Banxico, entre el Gobernador Carstens y el Subgobernador Roberto del Cueto dieron respuesta a la pregunta de Carlos Mota, que quizá usted, amigo lector, también se ha hecho en estos días. A riesgo de repetir lo que quizá usted ya sabe y porque creo que puede ser de su interés, comparto lo que leí en las leyes citadas y lo que escuché de los personajes mencionados, menos las anécdotas de los oradores.

La LOBM dice que, en caso de crearse una vacante en el puesto de Gobernador y de no haber una designación al respecto, el puesto será ocupado de manera interina por el miembro de la Junta de Gobierno con mayor antigüedad. En el caso actual es Roberto del Cueto quien llegó por segunda ocasión a Banxico en 2007 a ocupar el puesto en que se encuentra. Si hubiera dos Subgobernadores con igual antigüedad, la Junta de Gobierno decide cuál de los dos será el Gobernador interino; ahora no es el caso, hasta que exista una designación por parte del Ejecutivo Federal.

Si la designación por parte del Ejecutivo Federal recae en uno de los Subgobernadores en funciones, éste no podrá ser mayor de 65 años de edad –con lo que Roberto del Cueto queda excluido del trámite, tiene 67– entonces se crearía una vacante de Subgobernador que tendría que ser cubierta, en cuyo caso se requiere la aprobación del Senado de la República –o de la Comisión Permanente del mismo– de acuerdo a lo que dice el Artículo 28 de la CPEUM y cumpliendo con los requisitos que se señalan en el Artículo 39 de la LOBM, incisos I, II y III, empezando por ser ciudadano mexicano y no tener más de 65 años.

Quienes cubran vacantes en la Junta de Gobierno –incluido la de Gobernador–, antes de la terminación del periodo respectivo ocuparán el puesto por el tiempo que faltare desempeñar al sustituido (cuatro años, en este caso, pues el periodo de Agustín Carstens terminaría el 31 de diciembre de 2021). Si un Subgobernador en funciones es nombrado para ocupar el puesto de Gobernador al término del periodo del ocupante, durará en el puesto seis años, que es la duración del puesto y ocho años, para el puesto de Subgobernador. En ambos casos pueden ocupar el puesto más de una vez.

Si el nombrado para integrarse a la Junta de Gobierno en ausencia del Gobernador, no es un Subgobernador tendría que cumplir con los requisitos mencionados párrafos atrás y contar con la aprobación del Senado. En estricto sentido, la designación del Ejecutivo Federal es para que, en este caso, una persona fuera de la Junta de Gobierno se integre a ésta y una vez cumplidos los requisitos y con la aprobación del Senado, el Ejecutivo Federal puede nombrarle Gobernador de Banco de México. No es lo mismo, pero es igual, diría el maestro Silvio Rodríguez.

Como se ve, no es un trámite demasiado complejo. La LOBM está bien hecha y establece con claridad las mecánicas a seguir, para que no haya falta de operatividad eficiente del banco central. La ineficiencia, está en otro lado.

Suerte.

Leave a Comment