El desempleo y la formación de expectativas

In Consejería by PAALeave a Comment


El dato de creación de empleos del mes de septiembre en Estados Unidos resultó en una pérdida de 33,000 puestos de trabajo, básicamente a consecuencia del impacto de los huracanes Harvey e Irma. En realidad, creo que este dato es lo normal dadas las condiciones que, por otra parte, obviamente serán pasajeras. La tasa de desempleo llegó a 4.2%, desde el 4.4% de agosto. Este nivel de desempleo, la última vez que se presentó fue en febrero de 2001, cuando empezaban a sentirse los efectos de la crisis de las “puntocom” que, en los siguientes años la llevó hasta 6.3%, en junio de 2003.

En la recuperación que siguió, la tasa de desempleo no llegó al 4.2%. El nivel más bajo que alcanzo entonces fue 4.4%, que tocó varias veces entre octubre de 2006 y mayo de 2007. Después, supongo que usted recuerda la historia: en octubre de 2009, el desempleo llegó a 10.0% en medio de la Gran Recesión y a partir de ahí ha descendido hasta el nivel actual, que se aproxima o quizá ya refleja de eso que se considera la condición de máximo empleo posible.

En esta ocasión, el dato de remuneraciones al trabajo aumentó en 2.9% anual (comparado contra septiembre de 2016) mejorando la tasa de crecimiento de 2.7%, registrada en el mes de agosto pasado y superando la expectativa del mercado que era de 2.5%. La recuperación que ha venido mostrando el salario, en términos reales, hizo pensar al mercado que la posibilidad de que la Fed suba la tasa en diciembre al rango de 125 pb – 150 pb, tiene una alta probabilidad. Esto se nota en el cambio de las probabilidades asignadas a esta especulación, ya que el miércoles de la semana pasada era de 77%, el jueves de 83% y en la operación de hoy -en la madrugada de hoy lunes- alcanzó 92%.

Es posible que esta visión del mercado, en combinación con el alza del dólar en mercado internacional, el curso de las negociaciones del TLCAN y que, por el momento, Banxico no ha dado señal clara de su visión para la tasa de referencia en los siguientes meses, presione algo más al tipo de cambio mexicano, que por ahora llegó al 18.53 esperado –por mí–, que compartí con usted, amigo lector, hace pocos días.

Quizá ahora corrija un poco y vaya a probar el nivel de 18.40 que servirá como soporte y que fue una resistencia que detuvo intentos de alza a principios de julio y nuevamente hace pocos días. Después veremos qué pasa después, pero si se agravan las condiciones mencionadas al principio de este párrafo, pudiera depreciarse algo más, con base a las expectativas, más que a la realidad de los fundamentales, que no han cambiado demasiado.

Esta semana hay varios temas que seguir. Dese luego están las negociaciones del TLCAN, en su cuarta ronda, asunto muy sensible para nosotros, por varios aspectos, como usted sabe. Y aunque no sean tan “sensible” con el TLCAN, la reunión anual del Fondo monetario Internacional y el Banco Mundial, son temas que hay que seguir siempre. La información empieza a fluir mañana martes, con la presentación del World Economic Outlook, que en esta ocasión guarda interés especial, por las declaraciones de Christine Lagarde hizo la semana pasada –y que comenté el viernes pasado en este espacio– en el sentido de poder esperar datos mejores y más optimistas que los conocidos en julio pasado. Estaré pendiente del tema.

Hoy, quizá usted ya lo haya visto, se publica el dato de inflación de septiembre –la expectativa es de 0.45%–, con lo que, de ser así, la inflación anual llegaría 6.48%, con lo que sería el punto de inflexión de este fenómeno. Habrá que ver. Y también en el frente inflacionario, entre jueves y viernes, conoceremos los datos de este fenómeno en Estados Unidos, tanto para el productor como para el consumidor, respectivamente.  En México, el jueves se publicará la producción industrial del mes de agosto, que nos dará indicios de si el dato del IGAE de julio (1% de crecimiento anual) se confirma.

Para su información, el Premio Nobel de Economía a de este 2017, fue otorgado a Richard Thaler, por sus aportaciones en materia de la conducta del humano en materia de decisiones económicas.

Suerte.

Leave a Comment