El aval del mercado

In Consejería by PAA1 Comment


Los mercados se comportan como esperado: En Estados Unidos suben marcando máximos históricos, en tanto que en el mercado mexicano el IPC sube a un ritmo más modesto, tratando de superar las resistencias que tiene entre el nivel actual – 50,534 puntos– y el máximo histórico –en 51,772 puntos. De hecho, la operación actual del IPC se encuentra probando una resistencia importante que ha detenido los intentos de alza desde principios de septiembre pasado y que ha contribuido a formar una zona que supongo puede servir de base de lanzamiento de un siguiente movimiento alcista. Los indicadores complementarios, tanto los de dirección como los de nivel de precio, apoyan esta posibilidad.

En general pienso que la variable clave de la situación actual de los mercados es la aprobación del programa fiscal de Donald Trump, ya que el tema de la tasa de interés está razonablemente definido y asumido, de tal suerte que queda poco de dónde escoger, sobre todo cuando la ruta de los resultados corporativos y el crecimiento de la economía está bastante definida, tanto en México como en Estados Unidos.

Ayer, mi amigo Julio me hizo ver, que además, el plan fiscal de Trump puede jugar un papel importante para el peso mexicano –que es uno de los temas que me inquietan para el desempeño del mercado accionario en México, al menos en el corto plazo– ya que de ser aprobado, además de confirmar la expectativa de un mejor escenario para los resultados corporativos y su eventual impacto positivo en los precios de las acciones, supondría una victoria política para Trump, lo que eventualmente reduciría el peso que el TLCAN tiene para el status político del presidente estadounidense y en consecuencia, podría reducirse la “línea dura” que los negociadores gringos han tomado en las rondas recientes –y de hecho desde el principio–, facilitándose así la negociación.

Otro aspecto que la eventual aprobación del programa fiscal traería consigo, en contraparte del posible beneficio que la especulación anterior supone para el peso mexicano, pero a favor de la economía estadounidense, sería una posible apreciación del dólar en el mercado internacional. Como sabemos, el dólar se ha depreciado a lo largo del año de manera continua, en algo más de 12%, frente a la canasta de monedas que integran los índices (el $USD y el DXY) con los que habitualmente se mide el comportamiento de esta divisa y en las semanas recientes encontró un piso, que por el momento, le ha permitido una cierta recuperación que como escribí hace algunas Consejerías, considero un “rebote” técnico.

Sin embargo, debo admitir que la formación que está desarrollando el dólar, puede resolverse en un cambio de tendencia, apoyado en la aprobación del plan fiscal. Esto jugaría a favor de una menor inflación y en consecuencia, de una menor presión para una eventual alza de la tasa de interés, que en cualquier caso, no parece tener prisa por subir, como comenté recientemente en este espacio. Esto al final redundaría también en favor de una condición no devaluatoria para el peso mexicano y otras monedas de países emergentes, al contemplarse una menor tasa de interés internacional, lo que favorece la condición de sus deudas y finanzas públicas.

Así, los mercados parecen avalar la aprobación del plan fiscal de Donald Trump del que no se habla demasiado en los días recientes por la presencia de temas como la lamentable condición de Puerto Rico después del paso del huracán María y la terrible masacre ocurrida en las Vegas, eventos de los que el presidente ha tenido que ocuparse inevitablemente. Pero seguramente retomará el asunto en los próximos días.

No puedo dejar de mencionar en este espacio la complicada situación por la que atraviesa España después de los sucesos del domingo pasado. El discurso del Rey Felipe VI, ayer, que es totalmente inusual, tiene un tono grave y sus palabras –si no ha visto la grabación le sugiero que lo haga– dejan en claro la posición de la Casa Real respaldando al gobierno español. Creo que no podía ser de otra forma, pero no oculta el mal manejo que se ha dado al conflicto, que desde luego tiene una condición delicada y complicada. La postura independentista del pueblo catalán es totalmente respetable, pero de la manera en que se han conducido las cosas, no puede pensarse en una buena solución para nadie.

Suerte.

Comments

  1. FILIBERTO

    Estimado Pedro
    La bolsa en Mexico, tiene poco volumen de venta de acciones,
    ¿sera que a los extranjeros no les interesa?
    y por lo tanto, no sigue el ritmo de las de US

    Con tan poco volumen, ¿es negocio tener otra nueva bolsa?

    Saludos

Leave a Comment