No tiene remedio

In Consejería by PAALeave a Comment


En la Consejería del lunes pasado, escribí que si John Kelly había sido llevado a la Casa Blanca para poner orden en el equipo de Donald Trump, la tarea iba a ser difícil empezando por la forma en que se comporta el presidente de Estados Unidos, lo que me parece fue confirmado con sus posturas recientes respecto del “muro” fronterizo y el TLCAN. La buena noticia es que parece ser que en esos aspectos y con esas posturas, ya pocos le toman en serio, a juzgar por el comportamiento del peso mexicano que ha operado con estabilidad en estos días.

Haber usado nuevamente los temas del “muro” fronterizo y de sacar a Estados Unidos del TLCAN ante una audiencia como la que tuvo hace un par de días en Phoenix, Arizona, y con tono de campaña, deja claro que trata de mantener el apoyo de quienes le apoyaron en su búsqueda por la presidencia, pero que una vez que lo ha conseguido, no distingue las diferencias entre las condiciones de un candidato y quien tiene la responsabilidad del puesto. Gobernar es diferente a tratar de ganar votos o de conservar audiencias y ser popular.

Por decir lo menos, recurrir a esos temas, careciendo de recursos fiscales para la construcción del famoso “muro” –sin olvidar la falta de apoyo político– y cuando apenas una semana antes su gobierno se ha sentado a la mesa de las negociaciones del TLCAN, con los representantes de Canadá y México, me parece irresponsable y gastado, además de inútil. Vaya problema que tiene el vecino del Norte. Para Canadá y México, lo que se tiene enfrente no es un problema, es una negociación que, dada su magnitud, seguramente será difícil pero no insuperable.

Desde luego que las posturas de Trump no son de ayuda para el mercado y en todo caso, creo que le infunden dudas. El S&P 500, después de haber tenido un buen intento el martes para iniciar un alza, rebotando en la línea de tendencia como cabía esperar, ayer miércoles tuvo un comportamiento bastante plano que finalmente terminó con una baja relativamente pequeña (-0.35%) y manteniéndose dentro de la baja que ha desarrollado desde principios del mes, en espera de un mejor momento. El dólar en el mercado internacional, del mismo modo, no consigue iniciar un intento de recuperación y continúa en la baja que ha tenido durante el año.

El IPC mexicano, por su parte, aunque también está dentro de una baja similar a la del S&P 500, como escribí hace un par de días, pienso se encuentra en mejor condición que el S&P 500, al menos desde el punto de vista técnico. De hecho, la baja que ha tenido desde finales de julio tiene las características de una consolidación del movimiento alcista previo. Y si esto es así, entonces podría pensarse en un alza importante.

La semana pasada, cuando retomé la sana práctica de escribir cotidianamente, después de las vacaciones, hablé del nivel de 54,000 puntos como un posible objetivo, considerando los obstáculos visibles (el máximo histórico vigente y la línea de retorno de la tendencia secular, como le he llamado) y asumiendo el riesgo que implica hablar –y actuar, en mi caso– sobre algo que no existe. Pero, aunque hoy pueda parecer lejano y complicado, no es algo descartable desde mi punto de vista. Veremos.

Hoy inicia la reunión de Jackson Hole, reunión de banqueros centrales y sus cercanías, que se ha convertido en el paso del tiempo en un evento que atrae la atención de los mercados alrededor del mundo. La razón se remonta a 2010, cuando en aquella ocasión, Ben Bernanke, entonces presidente de la Fed, dejó ver que la decisión de instrumentar la expansión cuantitativa en 2009, había sido eficaz y que en consecuencia continuaría, asumiendo los riesgos que esto podía significar para las condiciones financieras.

Este año, las condiciones de la economía estadounidense son muy diferentes a las de 2009 y todos sabemos que, efectivamente, la expansión cuantitativa fue benéfica y hoy, lo que la Fed enfrenta es la decisión de instrumentar la operación inversa, es decir, reducir el tamaño de su balance que como sabemos es de 4.5 trillones de dólares. Ignoro si habrá precisiones sobre este tema en el discurso de Janet Yellen, pero sin duda su participación es esperada, empezando porque puede ser la última que tenga en su carácter de presidenta de la Fed. Será interesante escucharla.

Suerte.

Leave a Comment