Nuevos niveles objetivo

In Consejería by PAALeave a Comment


Los tres índices principales del mercado accionario en Estados Unidos continúan subiendo, apoyándose en los días recientes en el sector de la tecnología de información, que ha subido 6.6% desde el 6 de julio pasado. Esto provoca que el Nasdaq y el S&P 500 estén una vez más en sus máximos históricos (por cierto, el subíndice de tecnología de información del S&P 500, rebasó el nivel que alcanzó en marzo del año 2000, en el alza de las “puntocom”) a partir de su contenido en estas acciones. El Dow, por su parte se ha comportado un tanto diferente a los otros dos, también por consideraciones de contenido -no tiene tanto de tecnología de información-, pero para fines prácticos, se encuentra en una condición similar.

El S&P 500 que, como usted sabe, amigo lector, es el índice del mercado estadounidense que sigo con mayor puntualidad, llegó al nivel de 2,473.83, que es el objetivo que describí (escribí que esperaba los 2,470) como posible en Consejerías recientes y parece decidido a continuar con la trayectoria alcista algún tramo más, quizá hasta los 2,500 puntos, para lo que no falta mucho.

Probablemente al llegar a esa zona encuentre alguna resistencia, si bien antes, justo en el nivel en que se encuentra ahora, pueda detenerse un poco en una línea de retorno recientemente formada, a partir de la racha alcista que inició el 13 de abril pasado, cuando estuvo en 2,328 puntos. Todo esto, dentro de la tendencia primaria de alza en la que trabaja desde febrero de 2016. En el año el S&P 500 ha subido 10.5%.

El nivel de 2,500 que menciono como posible objetivo -además de ser una cifra con “ceros” y la gente suele pensar y actuar en los números redondos- deriva de la consolidación que se armó posteriormente a la resolución que el índice tuvo, después de rebasar el 2,400 -otra cifra con “ceros”- que sirvió de resistencia al desplazamiento lateral que se presentó entre marzo y mayo. Supongo que no será demasiado complicado que el avance mencionado ocurra, empezando porque la tendencia alcista persiste y porque aún tenemos un buen tramo de la temporada de reportes por recorrer. Veremos.

Por su parte, el IPC mexicano se topó con aquello que mencioné como la línea de retorno de la “tendencia secular”, esa de muy, muy largo plazo, pues la arranqué en marzo de 2003, cuando el IPC estaba por el rumbo de los 5,821 puntos (casi nueve veces y varios sustos importantes atrás; haga sus cuentas). Pues resulta que otra vez la línea de retorno está haciendo su trabajo y después de ser alcanzada y rebasada la semana pasada, ha detenido al índice, lo que necesariamente me lleva a tener que esperar por una solución de esta condición.

El IPC ha tenido un comportamiento técnico casi de manual y después de haber alcanzado los 51,000 puntos que establecí como mi objetivo hace ya algunos meses, cabe la posibilidad que en un nuevo avance llegue a la región de los 52,200. Dada la posición actual, pudiera bajar un poco más, tal vez hacia los 50,500 y desarrollar una consolidación, para intentar posteriormente la búsqueda del nuevo objetivo. Hay que considerar que los indicadores complementarios de nivel de precio se encuentran en la zona de sobre compra, lo que apoya la idea de una consolidación. Pero como señalé al final del párrafo anterior, hay que esperar una solución del momento técnico actual. Como sea, el mercado mexicano, también mantiene su tendencia alcista de manera ordenada y en lo que va del año, ha subido 11.9%.

Independientemente de lo que ocurra en el 2° semestre de este 2017, los mercados accionarios en la primera mitad del año han tenido un muy buen comportamiento, como ahora resulta obvio y en contra de lo que muchos pudimos pensar a finales de 2016. Y como yo no predigo el futuro y tengo mis limitaciones en el uso de la técnica -humano al fin-, pues trato de apegarme lo más que puedo a las reglas. Por eso tantas observaciones en estos textos, que tal vez, para muchos, no tengan sentido. Pero para mí, sí que lo tienen, por eso las comparto.

Suerte.

 

 

Leave a Comment