Con las uñas

In Consejería by PAA1 Comment


Ayer, los mercados tuvieron una reacción positiva generalizada, en parte por la interpretación que hicieron del discurso de Mario Draghi, el presidente del Banco Central Europeo (BCE) que, si bien ciertamente tuvo un tono optimista, no indicó que los estímulos monetarios que esa institución aplica vayan a terminar porque la economía de la Unión Europea esté en una mejor condición que la de los años recientes.

Pero el mercado lo interpretó así, aunque hubo declaraciones para tratar de matizar la reacción. El euro desde el martes, reaccionó subiendo, si bien ayer miércoles la continuación del alza fue menos agresiva, pero al final, el alza de dos días fue de 1.7%, que no es un movimiento menor en el terreno de las divisas. Es probable que el euro tienda a regresar a la zona de los 1.125 dólares, pero por lo pronto, en contrapartida, el dólar se depreció 1.4% en términos del $USD y 1.0% medido con el DXY. En este último indicador, la baja ha continuado en el mercado internacional en las primeras horas de hoy jueves –y sí, los mercados no cierran–, en el orden de 0.5%.

No hay que perder de vista estos movimientos y su tendencia general, ya que son un elemento importante en el movimiento del peso mexicano. Cuando tenga tiempo y ganas, compare el movimiento de ambos elementos, digamos en los pasados 18 meses.

Por su parte, los tres índices del mercado en Estados Unidos subieron impulsados básicamente por el sector financiero que recibió una “ayuda” por la combinación de una mención de la Sra. Yellen en el sentido que la banca estadounidense se encuentra mucho más sólida que en los años previos a la crisis de 2007–2008, junto con que todas las instituciones resultaron con “buenas calificaciones” en las pruebas de estrés a las que son sometidas periódicamente.

Y es que estas pruebas no sólo sirven para certificar la solidez financiera de las instituciones. En este caso, también les posibilita a repartir dividendos y a llevar a cabo programas de recompra de sus propias acciones, lo que desde luego añade un atractivo a estos títulos, más allá de si esto ocurre o no; eso será una decisión individual, pero por lo pronto, la posibilidad existe, cosa que no se sabía antes. Además, tienen como endulzante los posibles efectos de una desregulación. Interesante condición para el sector financiero y sus acciones, si bien habrá que esperar por la materialización de las condiciones mencionadas.

Sin embargo, considerando a todos los sectores, no se puede decir que están en igual condición. Como todo, es cuestión de plazos; si consideramos el primer semestre de este 2017 y la clasificación sectorial del S&P 500, sólo el sector de la energía y el de telecomunicaciones han bajado claramente, el sector financiero, ha registrado altibajos, si bien de punta a punta ha subido, en tanto que todos los demás: consumo discrecional, consumo cotidiano, cuidados de la salud, industrial, materiales, tecnología de información, servicios –los llamados “utilities”–, han subido.

Pero si consideramos el último mes, la película es otra. Sólo hay dos sectores con alzas claras: el sector financiero y el de cuidados de la salud. Seis, por el contrario, bajan: consumo discrecional, consumo cotidiano, energía, tecnología de la información, telecomunicaciones y servicios. Dos, el industrial y el de materiales, tienen alzas cuestionables, pues de hecho bajan en las pasadas dos semanas.

Por cosas como ésta es que no me siento del todo tranquilo en el mercado, aunque los índices muestren una cara más positiva. Por eso de tiempo en tiempo menciono que hay que revisar a las acciones –o a los sectores– de manera individual, pues con frecuencia dan una visión distinta y más precisa de lo que está ocurriendo en los mercados.

El mercado mexicano, en su tamaño, sigue metido en la lateralización que he mencionado varias veces en los meses recientes. Sigue respetando la tendencia alcista de corto plazo –la que arrancó en noviembre de 2016–, aunque a veces da la impresión de estar agarrado con las uñas de la línea que define tal tendencia, pero agarrado al fin, igual que los índices estadounidenses. Los indicadores complementarios de dirección tienen una ligera recuperación y los de nivel de precio están en una zona neutral. Puede tener una reacción alcista de corto plazo.

En general, los mercados dan la impresión que sin estar decididos a bajar, requieren de nueva información para decidirse a subir. Ojalá tengan paciencia, por lo menos para esperar los resultados corporativos del 2° trimestre. Veremos. Hoy, se publica el dato final del PIB estadounidense. La segunda revisión resultó en crecimiento de 1.2%, que mejoró al 0.7% de la primera. Espero que por lo menos mantenga este ritmo.

Suerte.

Comments

  1. Jeanett

    Gracias, interesantes comentarios sobre los comportamientos por sector. Saludos

Leave a Comment