Pérdida de dinamismo

In Consejería by PAALeave a Comment


El Indicador Global de Actividad Económica (IGAE) al mes de abril, resultó en un número negativo de -0.7% anual, que es el primero de este tipo que se presenta desde junio de 2013 (-0.4%). El dato no es bueno desde luego, pues más allá del nivel negativo, no ayuda a conservar el ritmo que se tuvo en el 1er trimestre (2.7%), que sorprendió a todos, que habíamos pensado que el crecimiento podía estar más cerca del 1.7%.

Como sabemos, el IGAE es un indicador aproximado del PIB –un “proxy”– que ha sido además de útil, una buena ayuda para anticipar los movimientos definitivos de la economía mexicana. De tal modo que, si esto sigue siendo así, pues el 2° trimestre puede no ser tan dinámico como lo fue el primero. La caída del crecimiento anual es generalizada en los tres grupos de actividades: Las primarias –el sector agropecuario– cayeron 0.2%, las secundarias –la industria– lo hizo en -4.4%, regresando a los números negativos de los que hemos tenido varios en los tiempos recientes, en buena medida por la caída de la actividad del sector petrolero y finalmente, las actividades del sector de los servicios –las terciarias– crecieron sólo 1.4%, después de haberlo hecho entre 3.5% y 4.0%.

Los datos del sector industrial que son quizá los que más impactan en la caída del IGAE de abril, ya habían mostrado debilidad en el reporte de la actividad industrial del mismo mes, a tasa anual, en donde la actividad de la construcción mostró una caída de -6.5%; la edificación de vivienda disminuyó en -7.1% y la construcción de obra pública lo hizo en -11.3%. Por su parte, la industria manufacturera cayó en -1.7%, después de haber tenido un crecimiento de 4.8% en el 1er trimestre del año. Habrá que esperar por los indicadores de mayor precisión en el próximo mes de julio para confirmar o rectificar la trayectoria mostrada por los datos del IGAE en el mes de abril.

A la vez, se publicó la Tasa de Desocupación Nacional (TDN), que en mayo fue de 3.6%, manteniéndose prácticamente en el nivel de abril (3.5%) y ligeramente mayor a la del 1er trimestre, que fue de 3.4%. La TDN sigue estando en niveles bajos, dejando atrás aparentemente, a los niveles de 4% a 6% que vimos entre los años de 2009 a 2016. La mejoría del empleo que muestra la caída de la TDN tiene un aspecto que habrá que considerar desde el ángulo de la inflación, ya que tarde o temprano este aumento del empleo empezará a generar presión en el salario que, como sabemos, es un precio clave de la economía. Pero por lo pronto, no ha sido especialmente notoria esta situación, como sí lo es el aumento del empleo.

Los dos indicadores publicados ayer, IGAE y la TDN, hablan de cierta pérdida de dinamismo en la economía mexicana, lo que no debería de sorprendernos, considerando que las razones por las que se preveía una caída importante del PIB, no se han eliminado del todo, pero ciertamente las expectativas se han modificado para bien, reflejando la percepción de quienes seguimos a la economía y al ambiente de negocios. Y como sabemos, la economía también funciona, bien y mal, por la creación de expectativas, buenas o malas. No lo son todo, pero son un factor que cuenta.

Por lo anterior, además de los datos del sector real y los del área financiera, será importante seguir los indicadores de percepción y los de clima de negocios, para tener una imagen más completa de lo que está ocurriendo en el país. En esto cuentan, por supuesto, los temas de seguridad y violencia, así como el ambiente político nacional. Asimismo, la información que provenga de las negociaciones del TLCAN y de la relación con Estados Unidos, en lo general, será importante de seguir en los próximos meses.

Hoy se publica la Balanza Comercial de México del mes de mayo, que nos dará información sobre el sector externo de la economía nacional, sumando a los datos que comenté en los párrafos anteriores. Por la información disponible, el sector externo ha sido un factor importante en la mejoría mexicana del 1er trimestre, de tal modo que dependiendo de los datos, quizá puede encontrarse un factor de compensación a la caída de la economía doméstica del mes de abril. Veremos.

Suerte.

Leave a Comment