Más hechos y menos dichos

In Consejería by PAA2 Comments


 

La inflación de la primera quincena de junio fue de 0.15%, con lo que la inflación de los pasados doce meses se elevó a 6.30%. Considerando que el pronóstico para todo el mes de junio es de alrededor de 0.20%, el resultado de la primera quincena del mes parece un dato elevado y que en consecuencia podría presionar a la inflación para acercarle a 6.40% anual.

Lo anterior no está fuera de lo “presupuestado”, al menos por mí, que he sostenido que los meses más altos de inflación anual los tendremos en el 3er trimestre de este año, para irse acomodando a la baja en el 4° y tener una franca trayectoria bajista durante 2018. Desde luego y como siempre los pronósticos son una serie de inventos -en el buen sentido de la palabra- que tendrán que enfrentar a la realidad que nunca sabemos cómo será en el futuro -porque no existe el futuro- y que en consecuencia nos hace ajustar nuestros pronósticos.

Creo que más allá de la divergencia que pueda existir entre los diferentes pronósticos que hay en el mercado, incluidos los de Banxico, lo que me parece importante de resaltar es que todos apuntan a la baja en los diferentes plazos, lo que habla de la credibilidad que tiene la política monetaria de nuestro banco central. Por ejemplo, Banxico asevera que, hacia el 4° trimestre de 2018, la inflación podría alcanzar el objetivo multianual de 3.0%, mientras que las expectativas en la encuesta que se realiza entre los analistas del Sector Privado, la estimación es 3.88%.

Y ninguna de las dos está mal, simplemente obedecen a visiones distintas y a métodos de análisis y pronóstico diferentes. En la medida que las estimaciones del Sector privado se acerquen al objetivo de Banxico y claro, de la realidad de los precios de todos los días, el banco central tendrá elementos para decir que la presión inflacionaria disminuye y que el objetivo de la política monetaria se está cumpliendo. Pero por lo pronto, de la lectura del comunicado de la decisión de política monetaria de ayer, llego a la conclusión de que esta situación está lejos, aún.

Banxico, como era anticipado, aumentó la tasa de referencia en 25 pb el día de ayer y la llevó a 7.0%. Es la décima alza desde que empezó la instrumentación de una política monetaria restrictiva -aunque en un principio Banxico dijo que esa no era su intención- a finales de 2015, cuando la tasa en 3.0% probablemente no será la última de esta temporada. Así que suponiendo que las cosas salen bien y la inflación empieza a orientarse hacia el 3.0% en el ritmo y los tiempos que mencioné párrafos atrás, es probable que veamos un par de aumentos más entre ahora y el fin de año, por lo menos.

El tono del comunicado de ayer tiene un sesgo optimista, desde mi punto de vista, lo que no está mal, sobre todo porque lo que se hace es enumerar con detalle los avances en el comportamiento de la economía en general y los riesgos a que está sujeto el cumplimiento de la meta inflacionaria que, como hemos visto en el pasado, no es fácil alcanzarle, pero tampoco es imposible, aunque hay momentos en que parezca que está muy lejos.

Y quizá el tono optimista que percibo, deriva de que, por primera vez en muchos meses, los términos y los temas que se tratan en el comunicado tienen que ver más con el ambiente y los hechos de la economía, que con las percepciones y las especulaciones que han dominado nuestra visión de las cosas en el pasado reciente. Recuerdo haber compartido con usted, amigo lector, como en los comunicados de política monetaria de Banxico de principios del año, la presencia de Donald Trump era frecuente, de manera directa o indirecta.

Ahora persiste, pero de una manera mucho más acotada, lo que sugiere -y ojalá así sea- que las discusiones y los análisis acerca del futuro económico y de las acciones de política económica que habrán de instrumentarse, serán la parte importante de nuestro trabajo. Lo anterior no implica que los riesgos del entorno geopolítico hayan desaparecido, ni mucho menos, pero sí creo que están tomando una dimensión más cercana a la realidad, lo que les vuelve más entendibles y manejables.

Supongo que en los mercados también se percibe esta situación, de tal manera que la cercanía con la realidad será la que marque el tono de su comportamiento que, por lo pronto, sigue siendo alcista, pero modesto, esperando por más datos de la realidad en relación con lo que pueda ocurrir con la política económica de Estados Unidos, entre otras cosas.

Suerte.

Comments

  1. Jeanett

    Gracias por el resumen y excelente fin de semana.
    Al menos en el IPC parece que retoma
    su ciclo alcista, mi percepción es que el índice ha sido defensivo y es una manifestación de afirmar el ambiente que mencionas.
    Suerte

  2. José Miguel Enríquez

    Pienso que el optimismo llegó a Pepe Meade al decir que a finales de año o a principios del 2018 empezarían a bajar las tasas, cosa que no me hace sentido, pues ¿para qué las subes para inmediatamente bajarlas?. Por lo menos se tendrían que quedar en un nivel un año o más para posteriormente bajarlas, y que hagan efecto en la economía. Eso siempre y cuando la FED, ya no las subiera. pues México no actúa solo.

Leave a Comment