El alza se mantiene, pese a todo

In Consejería by PAA1 Comment


 Al inicio de la semana laboral en Estados Unidos, los mercados corrigieron un poco su trayectoria. Para fines prácticos, el S&P 500 tuvo su primera baja después de siete días de alza continua. La baja de ayer, aunque pequeña, creo que puede prolongarse unos días más, buscando la zona de los 2,400 puntos que sirvió de resistencia y que tendría que ser un buen soporte; además, coincidirá con la línea de tendencia de corto plazo, ésa que arranqué a principios de noviembre del año pasado y que ha definido el alza que desde entonces hemos visto, como parte del movimiento alcista que arrancó a principios de 2016.

Por su parte, el mercado mexicano, siguiendo al estadounidense, tuvo también una baja un tanto más profunda, pero siempre dentro de la trayectoria alcista también iniciada a finales del año pasado, que desde marzo se ha comportado lateralmente. Por las condiciones del mercado mexicano, es posible que vaya a buscar la línea de tendencia mencionada, quizá a la zona de los 48,900 puntos. Y si es así, será una buena prueba para la tendencia.

Las observaciones anteriores, tanto para el S&P 500 como para el IPC, son importantes –para mí– ya que por principio, lo que “manda” es la tendencia sobre la que estoy trabajando y mientras ésta se conserve, en este caso, el mercado se mantiene en una tendencia alcista y por lo tanto, las bajas son oportunidades de compra. Desde luego, ocurre con frecuencia que las líneas de tendencia, particularmente las que se trazan con índices, pueden no ser respetadas estrictamente hablando y entonces es cuando son más útiles que de costumbre, los indicadores complementarios.

Como sea, no olvide por favor, amigo lector, que estamos hablando de un asunto que, si bien se ayuda mucho de herramientas matemáticas, no es una ciencia exacta, lo que al final, requiere del uso de una técnica que se llama criterio y siempre, de una pizca de suerte; por eso se la deseo a usted, al final de cada Consejería.

Desde luego, aparecieron o en todo caso, reaparecieron, temas que afectan a la operación general. Uno de ellos es el petróleo, en el que el mercado parece no haber terminado de asimilar la decisión de la OPEP y productores independientes que le acompañan, o bien, continúa confirmando que fue decepcionante, pero no solamente eso. Es posible que los números de la oferta superen a los de la demanda más allá de lo pensado y en consecuencia, el precio está sufriendo presiones adicionales.

En parte, esto es lo que afecta al mercado accionario estadounidense en general, por el peso que tienen las acciones del sector de la energía, que es uno de los dos sectores –el otro es el de telecomunicaciones– que han tenido una franca trayectoria bajista en los pasados seis meses que, como sabemos, han sido de alza sostenida. Lo anterior es una condición interesante, ya que confirma que el mercado como un todo, no está en un mal momento; al contrario.

Otro tema que llamó la atención fue la declaración de Mario Draghi, el presidente del Banco Central Europeo (BCE), en el sentido de que la economía de la Unión Europea necesita aún la práctica de la expansión cuantitativa que, a juzgar por lo visto, es probable que el mencionado banquero central, tenga razón. Ciertamente, la economía europea ha entrado en una condición estable y retomado el crecimiento, bajo, pero crecimiento al fin y dado ello, muchos pensarán seguramente que ya ha sido suficiente dosis de estímulo monetario, pero pienso que los resultados deberían avalar el punto de vista del BCE que hasta hoy, ha demostrado estar en lo correcto, pese a las opiniones en contra, como las del bloque liderado por Alemania.

Lo anterior ha debilitado ligeramente al euro y quizá apoye un fortalecimiento del dólar, sobre todo cuando los datos de la economía estadounidense no van mal y está próximo un nuevo incremento de la tasa de interés de la Fed, muy probablemente. Esto último, también es importante para lo que ocurra con la cotización del peso mexicano en el corto plazo.

Y en la esfera de la política, lo que se tiene enfrente son la próxima jornada electoral del Reino Unido, que parece no estar tan clara a favor del bando conservador que encabeza la Primera Ministra Theresa May, que ha perdido algunos puntos de ventaja en las encuestas, lo que ha debilitado algo a la libra inglesa en el mercado. Por otra parte, casi es un hecho que, en Italia, se anticipen las elecciones generales, que siempre causarán inquietud en el mercado dada la frágil condición de la economía de ese país y los cambios políticos que pueden presentarse y que como sabemos, pueden afectar al manejo económico.

Suerte.

 

Comments

Leave a Comment