La resistencia sigue allí, por ahora

In Consejería by PAALeave a Comment


Pues sí, como aventuré en la Consejería de ayer, a los mercados no les hizo mella la reducción de calificación de la deuda soberana de China. Una suerte de explicación puede ser que al inversionista local –de China– no le preocupa demasiado la opinión de las calificadoras, en tanto que la inversión financiera de extranjeros en la deuda china, no es demasiado importante y en consecuencia, la eventual reacción de éstos, no tiene mayor influencia en los precios de los bonos chinos.

Lo que sea, pero el hecho es que los mercados siguen sin dar señal de interés por los eventos que habitualmente suelen ser considerados como señales de incremento del lado negativo del riesgo. La volatilidad, por su parte, sigue en niveles mínimos, medida con el índice VIX y el volumen, tanto en el mercado estadounidense, como en el mexicano, sigue siendo bajo.

Así, los índices S&P 500 e IPC, volvieron a subir. El primero, ahora que ha regresado al interior del canal de ascenso –el que arrancó a principios de noviembre del año pasado–, ronda otra vez la zona de su máximo histórico, si bien en términos del dato de cierre, ayer se alcanzó un nuevo nivel al llegar a los 2,404.39 puntos. Una vez más, los 2,400 puntos parecen ser una resistencia importante que, como todas, tarde o temprano será resuelta al alza.

Los 2,400 es el nivel que en el pasado reciente señalé como un objetivo para el S&P 500 y a partir de ahora, de resolver la resistencia con la que lucha desde hace meses (la primera vez que la alcanzó fue el 1° de marzo pasado) podría proyectarse 70 u 80 puntos más, que le pondría muy cerca de varias líneas de retorno importantes. Sin embargo, debo decir que la impresión que me da el S&P 500 es que, para avanzar el tramo mencionado, requerirá nueva información que supongo puede estar relacionada con los temas fiscales de Trump y con que el crecimiento de la economía y más aún, los resultados corporativos sigan mostrando el dinamismo que hemos visto.

No hay que perder de vista que el mercado estadounidense, además de los temas económicos, enfrentará entre otras cosas, el verano, que suele ser un tanto flojo en términos de operación, junto con que la Fed reanudará probablemente su decisión de normalizar su política monetaria, subiendo la tasa y quizá, iniciando la reducción de su balance, tema que he comentado con anterioridad y además, recibirá los impactos que surjan –buenos o malos– de los temas políticos de Estados Unidos, incluido el asunto de la aprobación del presupuesto. Más todo lo que pueda surgir alrededor del planeta. Por eso no es fácil trabajar en estos ambientes.

En el caso del IPC mexicano, dentro del movimiento lateral, que al igual que el S&P 500 ha mantenido desde marzo pasado, la intención es ir a enfrentar nuevamente su máximo histórico, ligeramente arriba de los 50,000 puntos. Hasta donde recuerdo, el objetivo que he mencionado para el índice de la Bolsa en México, es de 51,000 puntos, que parecería no estar tan lejos, pero que no será fácil de alcanzar, empezando porque primero hay que resolver el máximo histórico mencionado. Y si este nivel –los 50,200 puntos– fuera rebasado, quizá podría aspirarse a un avance de 2,000 puntos más, es decir, a los 52,000 puntos que, si bien no es fácil, tampoco suena imposible a estas alturas del partido. En este nivel, también se toparía con varias líneas de retorno.

Quizá el mercado mexicano, en alguna medida, cuenta en el “factor sorpresa”. Me refiero a que como ha sucedido, los resultados de la economía sigan siendo mejor a lo esperado. Y no me refiero a que sean extraordinarios, sino que habiendo sido tan malos los pronósticos que todos hicimos respecto de 2017, la realidad no esté resultando como se pensaba. Esto significa que el riesgo se movió hacia su lado positivo. Creo que es una buena “apuesta”, con todo lo que ello implica. Y sí, reitero que esta chamba no es fácil; de hecho, ninguna lo es, pero unas se conectan más con las emociones que otras y esto les da un grado de complejidad adicional.

Mañana revisaré lo que haya ocurrido en la reunión de la OPEP, la reacción de los mercados y especularé sobre lo que vaya a ocurrir con el precio del petróleo y sus diversos impactos.

Suerte.

Leave a Comment