Continúan los malos días de los mercados.

In Consejería by PAA1 Comment


No haber operado el viernes evitó una caída adicional al IPC y no comprometió a Doña Guadalupe.Pedro Alonso
  • Las bajas del viernes de los índices estadounidenses, no fueron menores.
  • La industria mexicana con un par de sectores fuertes: construcción y manufactura.

En México el viernes pasado fue día inhábil para el sistema financiero y por eso, afortunadamente el mercado no operó en nuestro país. Lo digo de esta manera porque en Estados Unidos el mercado bursátil tuvo un día aciago (un día fatal, en latín) y si nuestro mercado hubiera operado, la suerte hubiera sido similar.

Que el mercado mexicano no haya operado el viernes pasado fue afortunado, no sólo porque se evitó correr la misma tónica que el estadounidense, sino porque no se puso en juego la credibilidad de la Guadalupana, que patrocina una tecnología que de tiempo en tiempo, aplicada sabiamente, genera un alza del petróleo que siempre nos viene bien. Parece que ahora no es el caso por la complicada situación del mercado petrolero, así que Doña Guadalupe, sabiamente, se reserva para otro momento.

Parece también que la solución milagrosa –la tecnológica es la que cito en el párrafo anterior– no es fácil de poner en práctica ahora. En realidad pocas veces lo hemos hecho, al menos en mi experiencia. Me refiero a ponernos de acuerdo como nación, establecer un plan, llevarlo a cabo y conseguir los objetivos fijados. Por eso es una opción milagrosa. Ojalá la transformemos en algo más humano, inteligente y frecuente.

Y sí, las bajas de los índices del mercado estadounidense estuvieron entre -1.2% y -1.8%. El S&P 500, que es el índice que más sigo, bajó -1.6%. Ninguna fue un caso menor y parecen vinculadas a lo que en las últimas semanas es el tema central: el petróleo y la caída de su precio. Y las consecuencias que esto traiga y si esto es así, entonces los meses siguientes pueden ser difíciles ya que desde mi punto de vista, el mercado petrolero tiene condiciones para no regresar a los niveles de los meses previos, pronto.

Así, las condiciones técnicas del S&P 500 –por centrarme en un índice– pueden encontrar algún soporte en esta zona de los 2000 puntos. Puede ser la combinación de los “ceros” y ciertamente una zona de demanda creada desde agosto/septiembre pasados, cuando fue una resistencia. Además está en las cercanías de los promedios móviles de 50 y 100 días, que pueden ser eventualmente, un soporte.

Sin embargo, los indicadores complementarios cumplen su misión y no ofrecen un diagnóstico de reversión de la baja, así que si se presentara un alza (un “bear market rally), creo que la mejor opción es vender, para tener liquidez y aprovechar momentos mejores o por lo menos, menos complicados de interpretar.

En México –aunque el mercado haya estado cerrado el viernes– las condiciones son similares. En resumen, el mercado está cerca de una zona de retorno y de un soporte no muy reciente, pero razonablemente válido. Algo que complica un regreso interesante en el corto plazo, es que el IPC está debajo de todos los promedios móviles que yo calculo –en realidad la computadora y el software lo hacen, pero yo lo hice a mano, por años– (20, 50, 200 y 500 días), lo que implica que para subir, tendrá que luchar con toda la oferta acumulada en niveles de precio superiores al actual. Un alza importante, va a tomar un tiempo. Así que yo preferiría tener liquidez y esperar mejor clima y operar por el momento con poco y rápido.

La actividad industrial nacional fue reportada el viernes por el INEGI y su resultado al mes de octubre, fue de un crecimiento de 2.1% contra el mismo mes del año anterior. Es una tasa de crecimiento menor a la del mes previo, que fue de 2.9%, pero ligeramente superior a la del tercer trimestre, que fue 2%. Creo que no pudo ser de otra manera. Como sabemos, las tendencias toman tiempo ser revertidas y en el caso de la economía mexicana, ya tenemos prácticamente dos años en que los resultados, han sido pobres.

Al interior del dato de actividad industrial, en el lado positivo lo más destacado es la industria de la construcción que en octubre creció 5.4% anual, mejorando la tasa de crecimiento del tercer trimestre que fue 3.8%. Destaca la actividad de edificación de vivienda, que creció 6.8% en octubre, mejorando el crecimiento que tuvo en el tercer trimestre, 5%. No pierda de vista a este sector, que tan golpeado ha estado en los pasados años, pero que siempre ha sido importante en la economía. La manufactura, creció 3.9% en octubre y aunque disminuyó respecto de septiembre, es mejor que lo que se creció en el tercer trimestre. No está mal. El seguimiento puntual de la economía nacional, puede ser que de algunas sorpresas buenas en los meses siguientes. No lo suelte.

Suerte.

Comments

  1. Jeanett

    Sorpresas muy buenas es lo que necesita nuestra economía empezando por cambios de fondo.
    Sr. Alonso ojalá y pude ira darnos un poco de luz con respecto a esas buenas ideas, qué sectores podrían alegrar nuestras carteras?
    Gracias

Leave a Comment