Parece broma

In Consejería by PAA1 Comment


 

Lo cierto es que después de ver y escuchar varias veces la conferencia de prensa que ofrecieron el Consejero Económico de la Casa Blanca, un señor que se llama Gary Cohn y el Secretario del Tesoro de Estados Unidos, otro señor que se llama Steven Mnuchin, así como de leer la página -una página; búsquela, si le interesa-  que entregaron como material de divulgación a los medios, entiendo porque el nerviosismo que se empezó a sentir en el mercado por el plan fiscal de Donald Trump, que ya de sí causaba dudas.

Más que un plan, parece una broma tanto lo dicho, como lo escrito. En la Consejería de ayer lo anticipaba, a partir de los reportes de prensa, pero cuando uno lo ve, las dudas se confirman. Al final, más allá de la carencia de información, la cuestión es simple: si se va a ingresar menos (bajando los impuestos) y se pretende gastar más (como lo plantea el presupuesto), pues el déficit que se va a crear tenderá a crecer, por lo que su financiamiento a la vez, será mayor. El incremento del déficit puede estimular la demanda, pero no garantiza crecimiento estable.

De hecho, una de las principales críticas que se hacen al planteamiento de Trump, es que no hay respuestas claras sobre cómo se va a sustituir la pérdida de ingresos que implica bajar los impuestos que, en las proporciones que se mencionan, equivaldrían a 2.2 / 2.4 trillones de dólares, en los próximos diez años, de acuerdo a estimaciones de varias fuentes.

Alguien dirá que, con una política fiscal de este tipo, se incentivaría el ahorro, la inversión y en consecuencia, la economía crecería más y con ello se podría mantener e incluso reducir la relación déficit fiscal /a PIB, actualmente en el nivel de 3.2%. Sí, desde luego, pero sólo en teoría. Porque independientemente de los imponderables -que por lo general existen- el incremento del déficit no garantiza estabilidad en el crecimiento. De hecho, lo hace inestable por la cantidad de recursos que demanda para su financiamiento. Y en una época en donde se pretende -por parte de la Fed- “normalizar” la política monetaria, es probable que el costo financiero haría que el financiamiento del déficit aumentara, lo mismo que el monto de la deuda del gobierno (actualmente 104% del PIB).

Es probable que un planteamiento como el que se ve, sea la causa de las dudas en el Congreso, más allá de las del mercado. Además, lo anterior confirma algo que en otras ocasiones he planteado: Donald Trump no va a cambiar. Sigue actuando y hablando como cuando era candidato, por lo tanto, hay que preocuparnos no por lo visto en los primeros cien días de su gobierno, sino por los 1,360 restantes, asumiendo que no es electo para un segundo periodo.

Como sea, en los mercados no hubo mayor cambio el día de ayer. En Estados unidos, el S&P 500 y el Dow tuvieron bajas marginales -muy-, mientras que el índice del Nasdaq continuó subiendo apoyándose en la expectativa de los resultados de las empresas de tecnología de información. Una vez más, el Nasdaq marcó un nuevo máximo histórico, al alcanzar los 6,048 puntos. Es posible que el impulso actual le alcance para unos 50 puntos más de alza.

Por su parte, el IPC mexicano retrocedió 0.25%, tomando -pienso- las utilidades del alza de los días previos. Creo que en unos días más puede intentar nuevamente buscar un nivel superior a los 50,000 puntos, en la zona del objetivo del que hablé semanas atrás, tal vez con una baja adicional previa al intento.

Quizá cuando usted lea esta Consejería ya se haya enterado de los datos de crecimiento tanto en México como en Estados Unidos, para el primer trimestre, en su versión “oportuna”. La irregularidad que el IGAE ha mostrado en los primeros dos meses del año en cuanto al crecimiento en México (enero 3% y febrero 1%), hace difícil pronosticar lo que se pueda tener en el 1er trimestre. Las estimaciones están alrededor de 1.7%. Si el dato resultara, digamos 2%, sería un buen indicio.

En el caso de Estados unidos, el 1er trimestre suele ser bajo, en relación al trimestre previo (el 4° del año anterior). De continuar con esta dinámica, podría esperarse algo menos de 2%, si fuera mayor el dato, sería también una buena señal, que alentaría las expectativas de alza en la tasa de interés. Veremos.

No escribiré esta columna para el lunes próximo, por ser día feriado. Regreso el martes 2 de mayo.

Suerte.

Comments

  1. Luis Orvañanos

    Buen fin de semana Peter!

    Muchas gracias por la claridad y oportuna información!

Leave a Comment