The French Connection

In Consejería by PAALeave a Comment


Recién terminé de ver el “debate” entre los candidatos -que asistieron al evento- para ser el próximo Gobernador (a) del Estado de México, que por razones de todos conocidas es “el evento” político del año, sin menospreciar a las elecciones que con el mismo fin se celebrarán en Coahuila y en Nayarit. El “debate” -que de hecho no lo es- ha tenido algunas características reconocibles en este tipo de eventos en nuestro país:

  • Como políticos mexicanos que son, aunque esta característica no es prerrogativa nacional, los participantes no resisten hacer promesas que saben que no podrán cumplir. El dicho popular de: “Prometes más que político en campaña”, encuentra una referencia brillante en este evento. La manera en que proliferan las promesas, provoca pérdida de seriedad y de credibilidad, ni hablo. Insultan a la inteligencia.
  • En general, pero en particular en el caso de Josefina Vázquez Mota (Alfredo del Mazo tuvo que conformarse con contraatacar), siguieron la regla básica del debate político: hay que ganar el debate. El evento no se trata de ideas brillantes, conceptos profundos o de propuestas inteligentes y novedosas. Hay que ganar el “debate” y para eso hay que partirle la madre al o los contrincantes más peligrosos (del Mazo y, con algunos escalones de distancia, Delfina).
  • A consecuencia de lo anterior, las ideas y las propuestas, no son lo más importante del asunto. Es lamentable, pero así es.

Si no vio el debate ¡¡No se preocupe, habrá otra oportunidad de ver en acción a estas personalidades!! No sé cuándo será, ni quiénes serán los participantes. Ahora no tengo tiempo de averiguar esto, pero seguramente será fácil de saberlo.

Los mercados parecen haber aprovechado bien el impulso de las elecciones en Francia, que les ha permitido conectar nuevamente -al menos con un filtro menos- con temas como los resultados corporativos y los pronósticos de crecimiento en Estados Unidos y así, de entrada, en este país los índices han encadenado dos alzas importantes -con sendos “gaps”- abriendo la posibilidad de una continuación del movimiento alcista.

En la Consejería del viernes pasado escribí que no me sentía incómodo con la baja que el S&P 500 tuvo durante marzo y las primeras tres semanas de abril, ya que, desde mi punto de vista, le dio estabilidad al movimiento alcista. Asimismo, dije que alcanzar la meta de 2,400 puntos, no parecía demasiado complicado. Ayer llegó a los 2,388.61, así que ahora se ve menos complicado. De paso, el Nasdaq llegó a un nuevo máximo histórico, rebasando -desde el lunes- el nivel de 6,000 puntos, por primera vez en su historia. El Dow y el S&P 500, aún se encuentran por debajo de su máximo histórico, que no es un nivel que puede detener temporalmente su ascenso.

Desde luego, el “Trump trade” sigue presente como un importante componente del alza de los mercados -y de los pronósticos de crecimiento- y, por lo pronto, sigue en fase de negociación que seguramente, está siendo difícil, más allá de los temas políticos. Supongo que no debe ser fácil apoyar una disminución de impuestos a las empresas del 35% al 15%, como ha dicho Donald Trump, como parte central de su propuesta.

Por bien que suene, es imposible no contemplar la pérdida de ingresos fiscales que una tasa de 15% supone y que sólo se puede ver compensada con una expansión de la economía sostenida por varios años, en el orden de 2.5% – 3.0% anual, cosa que no es fácil, por los riesgos que supone. Además, hay que pensar en el volumen de recursos que se requieren para financiar un déficit fiscal creciente, al menos en los primeros años del plan de crecimiento y el consiguiente endeudamiento que ello demandaría. Veremos.

Por su parte, el IPC mexicano ya se encuentra en los 49,808 puntos. A la Consejería del martes 11 de marzo pasado le puse como encabezado: “El IPC en buena forma” y la idea era que podía llegar a la zona de los 50,000 / 51,000 puntos con relativa facilidad; entonces estaba en los 49,540. Por el momento y siguiendo a los mercados internacionales, el IPC ha alcanzado un nuevo máximo histórico y enfrenta a eso que los analistas técnicos llamamos la “línea media del canal”, de ascenso de largo plazo, en este caso. Este elemento ha sido en los años recientes (desde 2015 hasta ahora) una resistencia en varias ocasiones, así que el IPC tendrá que contar con buenos resultados corporativos y el aliento del mercado en Estados Unidos, para seguir subiendo y en primera, alcanzar el objetivo establecido.

Suerte.

Leave a Comment