Yo sí me subo otra vez

In Consejería by PAALeave a Comment


Ayer ofrecí retomar el tema del “Trump rally” que tan buenos resultados nos ha ofrecido. Casi como para decir: “Gracias, Donald”. Si, ya sé que no es para tanto, pero sin duda en algo ha contribuido al alza del mercado mexicano, que como usted sabe, amigo lector, ha subido 8% en el año y desde que se subió al “Trump rally” –el 18 de noviembre de 2017–, lo ha hecho en 11%. El S&P 500, para los mismos periodos, ha subido 5% y 13%, respectivamente. Así que no ha estado mal.

Prácticamente un mes atrás, el 1° de marzo, el S&P 500 fijó su máximo histórico, en 2,400.98 y desde ese punto, empezó a bajar. Técnicamente hablando, la baja que hemos visto corresponde a dos tercios del movimiento alcista más reciente –dentro del “Trump rally”–, que se dio entre el 8 de febrero y el 1° de marzo, es decir, fue al 3er retroceso de Fibonacci –correspondiente al movimiento alcista citado. Y ayer martes, tuvo una reacción interesante, pues subió 0.73%, cosa que no veíamos desde hace un rato.

Lo anterior significa, que por lo pronto, el “Trump rally” se niega a morir y parece que intentará ir al máximo histórico y con suerte, superarlo. Debo decir que no es una tarea fácil, pues los máximos históricos suelen ser resistencias importantes, lo que no significa que sean impasables. ¿Con qué cuenta el mercado para intentar continuar con el alza? Pues de inicio con que la economía de Estados Unidos no va mal, como lo indican los números de crecimiento, además de haber capitalizado lo anterior en creación de empleo. Esto a su vez, se combina con que la tasa de interés, con las dos alzas que ha tenido desde diciembre, ha sido asimilada sin mayor problema.

Y desde luego cuentan las promesas de Donald Trump. El fracaso que tuvo el gobierno en su intento de hacer pasar su programa de salud, parece que no ha sido suficiente para hacer pensar al mercado que lo prometido en función de lo directamente económico, puede no lograrse. Quizá está evaluando la situación de forma similar a lo que escribí hace un par de días. Me refiero a que haber retirado el programa de salud, fue una medida táctica para evitar desgaste en la relación con la Cámara de Representantes, particularmente con la bancada republicana y ahorrar capital político para negociar el paquete fiscal.

A lo anterior, hay que sumar la proclividad de los republicanos a reducir impuestos, como lo indica la historia y la posibilidad que haya una mejor labor de cabildeo con demócratas y republicanos, derivada del fracaso con el programa de salud. Sin duda es una apuesta riesgosa, pero como siempre, éstas son las que pueden rendir mejores rendimientos. Y el mercado me parece que es lo que está comprando. Si está en lo correcto o no, sólo el tiempo lo va a decir. Por suerte, esto no tardará demasiado en saberse.

¿Qué hacer ante tal situación? Pues yo no me bajaría del “Trump Rally”, o en todo caso –en el mío– regresaría con la parte que decidí retirar cuando el S&P 500 llegó a la meta que me había fijado, o casi. Quizá usted recuerde que la establecí en los 2,450 puntos y antes de esto, decidí tomar una parte de lo invertido, en el rumbo de los 2,350, como lo establecí en varias Consejerías recientes, la primera de ellas, el 8 de febrero pasado.

La idea de volver a participar nuevamente, además de lo ya señalado, es porque creo que la baja que hemos visto, le da estabilidad al alza. Y desde luego, trataría de no exagerar, esto es, creo que volvería a tomar utilidades cuando el S&P 500 se acerque al máximo histórico –en los 2,400– y ahí evaluar la situación para decidir qué hacer. Después de los 2,400 puntos, como es obvio, entraríamos a territorio desconocido y por el momento, el mejor elemento técnico que tengo, es la zona de las líneas de retorno, de la que se ha alejado un buen tramo, dada la baja.

Lo anterior sugiere que el avance del S&P 500, si la especulación que hice acerca de una posible aprobación del paquete fiscal de Donald Trump ocurre, podría llevar al índice al rumbo de los 2,500 puntos. Como siempre, prefiero decirlo por anticipado, que no hacerlo. Parece difícil, pero no es imposible. Veremos.

Ayer, se firmó una carta histórica. Me refiero a la que la Primera Ministra del Reino Unido firmó, para dar inicio hoy miércoles, a los procedimientos de salida de este país de la Unión Europea, decisión que se tomó en la también histórica votación del 23 de junio de 2016. Ahora y por los próximos dos años –es lo que se estima– veremos un proceso inédito que todos esperamos sea lo menos traumático posible, para bien de todos.

Suerte.

Leave a Comment