Pues sí, la realidad se impone

In Consejería by PAALeave a Comment


No se votó el jueves la propuesta de Donald Trump en el tema de salud. Obviamente fue porque no se consiguió suficiente apoyo para aprobarla, más allá de los esfuerzos que seguramente se hicieron. Acabo de leer (jueves a las 18:50) una nota del New York Times donde se dice que Trump ha mandado un ultimátum: votar a favor de su propuesta hoy viernes –y si no, el lunes–, o mantener el Affordable Care Act, el “Obamacare”. No tendría que ser extraño; es parte del estilo Trump.

No soy un experto en el tema, pero me queda claro que la propuesta de Donald Trump debe ser limitada, al menos desde el punto de vista de muchos de los representantes de su partido. Así que tendrán que hacerse modificaciones para convencer a los legisladores republicanos. Asimismo, supongo que esto debe de ser lo normal; que una propuesta no sea aceptada sin negociaciones o ajustes, es más bien una excepción en las relaciones entre los poderes Ejecutivo y Legislativo.

Pero dado el estilo de Trump –“bully”– que aparenta tener la razón sin cuestionamiento alguno, esta situación –tener que negociar–, se lee como una derrota o por lo menos, como un golpe duro e inesperado para el presidente. No “mortal”, pero sí duro y hace evidente que no todo se consigue a gritos y empujones ni con el uso de los medios masivos de comunicación. Otra cosa que queda en claro, es que los intereses particulares de los legisladores sí cuentan, en un sistema en el que la reelección es parte del juego electoral y en el que se tiene que responder al electorado y nadie quiere perder su cuota de poder. Es un ejemplo de cómo funciona un sistema que supone equilibrio entre los poderes políticos.

El mercado no tuvo oportunidad de reaccionar a la noticia, más que ligeramente, ya que ésta se produjo en la parte final del horario de la jornada. Pero desde luego no fue algo que le hiciera gracia. Valga decir que durante la segunda parte del día, en el mercado estadounidense, lo que imperó fue una trayectoria bajista que se aceleró cuando se supo que la votación sobre la propuesta del programa de salud pública se pospondría, registrándose un ligero repunte en los últimos 30 minutos de operación, en espera de lo que pueda ocurrir hoy viernes… o el lunes. Como sea, pero que no se haya aprobado la propuesta de Trump en salud pública, “levantará las antenas” de los participantes del mercado, en relación con la credibilidad de Trump y sus promesas.

En el mercado mexicano no hubo mayor impacto. De hecho, terminó subiendo 0.39%, con buen número de las emisoras del IPC al alza. Por su parte, el tipo de cambio se mantuvo en la tendencia de apreciación que ha mostrado desde finales de enero, y desde hace algunos días, empezó a operar en la región de la línea de tendencia que ha detenido varias veces las apreciaciones del tipo de cambio desde que empezó a depreciarse en agosto de 2014, cuando el precio del petróleo empezó a caer en el mercado, a raíz de que la OPEP anunció que mantenía su nivel de producción y el planeta empezó a darse cuenta que había una sobreoferta de crudo, que no podría ser absorbida por el ritmo de crecimiento económico que se tenía entonces.

Independientemente de lo que ocurra con las promesas de Trump, creo que los mercados están en una condición que por lo menos, cuestiona que se pueda mantener el ritmo de alza que hemos visto en los pasados ocho años. Se dice fácil, pero es una trayectoria alcista pocas veces vista. Quizá la mejor opción es que se tuviera una etapa de consolidación, que diera espacio para pensar en una reanudación del alza –entorno mediante– en la segunda parte del año.

Desde luego no descarto un nuevo intento de alza si se presenta un avance serio en la materialización de las promesas de Trump y en el planeta no se descomponen demasiado las cosas. Sin embargo, la presencia de un máximo histórico no resuelto en el mercado estadounidense, me hace pensar que el desarrollo de una lateralización del mercado, no es descartable.

Quizá tengamos, como dije, un intento alcista en breve –que no sería despreciable–, para estabilizarse en los meses del verano y retomar el alza posteriormente, si las cosas, insisto, no se desbaratan demasiado. Tendríamos para entonces más información sobre la realidad y, por otra parte, es una comportamiento más o menos habitual de los mercados.

Suerte.

Leave a Comment