Buena prueba para el ánimo del mercado

In Consejería by PAALeave a Comment


Con menos ímpetu que en otros momentos recientes, pero el mercado en Estados Unidos mantiene su trayectoria alcista. El S&P 500 después de unos días –sólo unos días– de movimiento lateral, ayer parece haber retomado el alza; de igual manera lo hicieron los otros índices del mercado que, en suma, parecen dirigirse a buscar sus respectivos objetivos.

En el caso del S&P 500, que es el índice que más sigo –entre otras cosas por cuestiones de síntesis–, quizá usted recuerde, amigo lector, que a principios de febrero –el día 8– escribí sobre la idea de ir tomando parte de las utilidades que el alza del S&P 500 estaba generando y para ello establecí algunos niveles. El primero se presentó en los 2,350 puntos y escribí sobre ello cuando estaba por llegar a tal objetivo (1% antes). El segundo nivel lo establecí en los 2,450 puntos. Reiteré mi idea sobre este segundo nivel el 17 de febrero, cuando el indicador estaba en 2,351 puntos y faltaban 100 para llegar al objetivo. Ahora faltan 81 puntos.

Para que no haya vacíos de interpretación, quiero aclarar que cuando hablo de un objetivo, es un nivel al que pienso que puede llegar el precio en cuestión, o un índice, como es el caso, lo que no significa que tenga que ser así. Como usted seguramente sabe, tanto por los errores que cometo y comparto, como quizá por los que usted sufre en bolsillo propio, el concepto de exactitud o de infalibilidad, en esto de los mercados no existe. Pero en este asunto hay que tomar riesgo y eso es lo que hago todos los días, operando, diciendo lo que pienso y escribiéndolo. Dicho lo anterior, los 2,450 puntos del S&P 500 sigue siendo un precio objetivo. Si se alcanza –pronto– o no, está por verse.

Lo cierto es que el mercado está pendiente de las promesas de Trump y lo que ocurra con ellas. Hoy y mañana serán días importantes para ver si las cosas empiezan a alinearse hacia donde la expectativa las ha colocado, pues como mencioné ayer, hoy comparece Donald Trump ante el Congreso –y de entrada ha dicho que solicitará un presupuesto adicional de 54,000 millones de dólares para gasto militar– y mañana tendremos una rápida evaluación de lo que el mercado piensa de tal evento.

Técnicamente, el S&P 500 sigue mostrando fortaleza y orden, las zonas de retorno (las que acompañan a las líneas de tendencia) están varios puntos arriba del nivel actual –digamos que algunos puntos arriba de los 2,400, los indicadores complementarios de dirección, siguen mostrando una trayectoria alcista en todos los plazos–, pero los indicadores de nivel de precio, están francamente en la zona de sobrecompra, a la que empezaron a entrar hace dos semanas, cosa que no me hace sentir del todo tranquilo. Por eso hay que tener bien levantadas y bien orientadas las antenas, para leer oportunamente cualquier señal de debilidad o duda del mercado.

Por su parte, el IPC en México reaccionó al llegar a la zona que combina a su promedio móvil de 200 días y a la línea media del canal bajista que arranca en agosto del año pasado; también encontró una resistencia reciente, en la zona de los 46,600 puntos. Pese a haber abandonado la línea alcista que sostuvo el alza desde noviembre de 2016, el comportamiento en general no es del todo malo, si bien habla de que el mercado mexicano no está del todo convencido de poder ir en busca de un nuevo máximo histórico, por lo menos. Creo que si el “Trump trade” logra sostenerse, el mercado mexicano tiene una oportunidad para retomar el alza que habíamos visto. Veremos.

Además de la comparecencia de Trump en el Congreso, y la reacción que esto provoque, habrá que estar pendientes de las cifras que muestre hoy el PIB estadounidense del 4° trimestre de 2016, en su segunda revisión, que formará parte de los elementos de decisión de la Fed. Y si esto se combina con la percepción de una recepción favorable a las propuestas de Trump por parte del Congreso, entonces creo que las probabilidades que los futuros de la tasa de fondos federales, aumentarán para tener un alza el próximo 15 de marzo.

Desde luego, sin perder de vista los datos de empleo del próximo viernes y la confianza del consumidor del mañana miércoles. Todo esto en Estados Unidos.

Suerte.

Leave a Comment