“Hawkish” Yellen

In Consejería by PAALeave a Comment


Pues ni la renuncia del Consejero de Seguridad Nacional de Estados Unidos, ni el discurso de Janet Yellen, un tanto más “hawkish” de lo habitual, tuvieron impacto negativo en los mercados accionarios, que siguieron subiendo ayer. Donde sí hubo un cambio interesante fue en el comportamiento de los futuros de la tasa de fondos federales, que por sus movimientos señalan que leyeron en las palabras de la presidenta de la Fed, una intención clara de mantenerse en su posición de subir la tasa de interés.

Los cambios en los futuros a los que me refiero, aunque pueden parecer pequeños, son significativos, pues las probabilidades de tener un alza en marzo, se mantuvieron en los mismos niveles que los del lunes pasado (86.7% para que la tasa permanezca en el rango actual de 50pb a 75pb y 13.3% para que suba al de 75pb a 100pb), en tanto que las probabilidades para el 3 de mayo y 14 de junio –las próximas fechas de reuniones de política monetaria de la Fed– disminuyeron para la permanencia en el rango actual y aumentaron para la probabilidad de un incremento al de 75pb – 100pb. Incluso, para las fechas de mayo y junio se presentaron incrementos para la probabilidad de un aumento al rango de 100pb – 125pb y para la fecha del 14 de junio, hay una pequeña probabilidad de un aumento al rango de 125pb – 150pb.

Los datos anteriores, si bien son lo que son –probabilidades, no hechos– sí hablan de la percepción del mercado, que respalda sus expectativas con dinero, pues al final, las probabilidades que vemos como datos, responden a cotizaciones de operaciones reales.

Y es que, si bien sabemos que un banco central nunca va a hacer declaraciones absolutas sobre el futuro, como dice el dicho: “al buen entendedor, pocas palabras”. Así, la Sra. Yellen observa que, como ha dicho en otras ocasiones, esperar demasiado para remover la política monetaria relajada, no sería una postura inteligente, ya que podría derivar en que se tuviese que subir rápidamente la tasa de interés, si se tuviera que controlar un proceso inflacionario que sobrepasara los parámetros de la Fed de manera súbita, ya que las consecuencias serían desordenar a los mercados y poner una presión indeseable a la economía en general. Yellen incluso aventura que esto podría inducir a una recesión.

Lo anterior, dicho en el contexto de sus menciones a que la economía opera en condiciones de alta incertidumbre y que los posibles cambios en la política fiscal y en otras áreas de la política económica podrían afectar potencialmente a las perspectivas de la economía, creo que resulta bastante claro respecto de lo que la Fed está pensando hacer. Sobre todo, cuando además de lo anterior, la Sra. Yellen indica que el empleo continúa fortaleciéndose y la inflación se acerca al objetivo de 2% y que si bien es pronto para saber cuáles son los cambios que habrá en la política económica y cuáles pueden ser sus consecuencias puntuales, sí espera que los cambios que sucedan sean consistentes con mantener a las cuentas fiscales en una trayectoria sostenible.

Por esto las probabilidades cambiaron como lo escribí párrafos atrás y el dólar continuó apreciándose en el mercado internacional. Y si hay algo que no es del todo incierto en el escenario, es el destino de la tasa de interés, sin pretender precisiones y asumiendo que al final, los hechos son los que mandan.

Ayer se anunció que el Secretario de Estado estadounidense, Rex Tillerson canceló su visita a México, que se dijo realizaría esta semana –según el Washington Post–, si bien el secretario Videgaray había dicho a raíz de su visita a Washington D.C., esto sería en las próximas semanas. Esto es, desde mi punto de vista un movimiento más para mantener la tensión en la relación bilateral entre México y Estados Unidos.

Digamos que la secuencia ha sido la siguiente: al tiempo de la visita de los negociadores mexicanos a Washington, el presidente Trump insiste en la construcción del famoso muro y que México pagará por ello. En respuesta el presidente Peña Nieto niega lo anterior, antes de su planeada visita a Trump quien a su vez declara que, si México no piensa pagar, entonces el presidente mexicano no tenía a que ir a la Casa Blanca.

A continuación, los presidentes hablan por teléfono y el presidente Peña anuncia que no va ir a Washington y convoca a la “unidad nacional”. Trump, por su parte continúa hablando del muro y su financiamiento. El lunes, Justin Trudeau, Primer Ministro de Canadá visita a Donald Trump, quien twittea la bienvenida, con foto y todo. Al término de la visita, Trump vuelve a twittear que había sido un “Wonderful meeting”. Hoy martes, Tillerson cancela su visita a México. Así es esto de la diplomacia.

Suerte.

Leave a Comment