¿Retomando la normalidad?

In Consejería by PAALeave a Comment


Al empezar a revisar mis notas el fin de semana para escribir esta Consejería, pensé que las cosas podían entrar en un tono de “normalidad” al haber transcurrido ya, para fines prácticos, el primer mes del año. Sin embargo, casi de inmediato reaccioné diciéndome: con Trump, nada puede ser normal. Así que a partir de esta idea, que quizá usted comparta, amigo lector, retomo mi tarea de análisis y operación, asumiendo que tendré que incorporar a mis decisiones un elemento adicional de riesgo, hasta que tenga señal en contrario.

En el mercado mexicano, el IPC, después de llegar al nivel de los 48,500 –que era el objetivo inicial del que hablé la semana pasada– y algo más (de hecho, el máximo alcanzado en esta alza fue 48,632), se detuvo y ha tenido una baja que supongo es parte de una consolidación, que hasta el momento podría decir que entra dentro de los parámetros “normales” de una corrección.

El viernes pasado el IPC cerró en 47,421 puntos, que es prácticamente el 50% del recorrido alcista previo, que corresponde al 2° retroceso de Fibonacci, que como seguramente he comentado en este espacio es uno de los indicadores que uso habitualmente, pero también coincide con un soporte más o menos reciente (47,241, del 13 de diciembre pasado, cuando actuó como resistencia) que puede ayudar a contener la baja. Quizá pudiera presentarse una baja adicional, hacia la zona de los 47,000 puntos.

Vale decir que el viernes pasado, el promedio móvil de 20 días superó al de 200 días, lo que suele ser una confirmación de un movimiento alcista –en este caso. La vez anterior que esto ocurrió, fue el 9 de marzo de 2016, cuando el IPC estaba por el rumbo de los 44,190 puntos, confirmando el alza que había arrancado a finales de enero de ese año y que terminó el 15 de agosto, en el máximo histórico de nuestro mercado, en 48,956 puntos. Los cruces de los móviles, usados como indicadores de tendencia –uno de sus usos–, son otro de los elementos con que se cuenta en el oficio del analista técnico. Ahí se lo dejo para que lo considere.

En general, el mercado mexicano no se ve mal. La idea es que consolide el alza y la continúe. Para ello requerirá de algún incentivo, como pueden ser los resultados corporativos del 4° trimestre de 2016, por aparecer próximamente. Si las cosas salen bien y suponiendo que la baja actual se detiene alrededor de los 47,000 puntos, creo que el IPC puede intentar llegar a los 49,500 puntos o algo así.

En Estados Unidos, los mercados tomaron un respiro en los dos últimos días de la semana pasada. En parte pienso que como una reacción normal después de haber superado una zona de resistencia importante (los 20,000 del Dow y los 2,280 del S&P 500), en parte por el “efecto Trump”. La decisión de prohibir la entrada a Estados Unidos a los ciudadanos países musulmanes, más allá de los temas legales y las reacciones de rechazo alrededor del mundo, pienso que va más allá y puede abrir la puerta a posibles conflictos geopolíticos. Creo que los mercados han tomado nota de ello y de entrada el lunes, a la apertura de los mercados asiáticos, el dólar registra algo de debilidad. Habrá que estar pendientes.

En México, esta semana se publicará –mañana martes– el dato preliminar del PIB del 4° trimestre de 2016, que seguramente estará muy cercano al 2.2%, del que se ha hablado recientemente. Además, el miércoles se conocerá el indicador de Confianza Empresarial y el viernes, el de Confianza del Consumidor, que serán importantes en la medida que reflejarán los efectos en la percepción de ambos entes, respecto del alza de la gasolina y los temas relativos a Trump. Igualmente, la encuesta de Banxico que respondimos los analistas que participamos en ella (33, entre el 24 y el 26 de enero), donde resultará interesante observar los cambios en los pronósticos que resulten; se publica el miércoles.

En Estados Unidos, serán dos datos los que más centrarán la atención de los mercados. El miércoles se conocerá la decisión de la Fed respecto de la tasa de interés. La reunión es más importante por lo que se diga en el comunicado, que por lo que ocurra con la tasa, ya que nadie piensa que vaya a moverse ahora (96% es la probabilidad que el mercado de futuros da a la posibilidad que la tasa permanezca en su rango actual de 50–75 pb). Y el viernes se publicarán como de costumbre los datos del empleo estadounidense. La expectativa es que se hayan creado 170,000 empleos en enero y que la tasa de desempleo permanezca en 4.7%.

Suerte.

Leave a Comment