Bolsa, IGAE, inflación y muro de bienvenida

In Consejería by PAALeave a Comment


Más rápido de lo esperado, al menos por mí, ayer el IPC alcanzó el nivel de los 48,000 puntos –de hecho, lo rebasó ligeramente– que era la especie de meta intermedia que describí en la Consejería del lunes, que usted pudo leer ayer. Como supuse, la primera resistencia, la que estaba en los 47,241, fue rebasada sin mayor problema y ahora encara la de los 48,000, que no es en estricto sentido una resistencia, pero que creo puede ser una zona complicada. La resistencia “visible” está en los 48,500 y ya está cerca, pues ayer se alcanzaron los 48,220 en la primera parte de la jornada y después de esto el comportamiento fue prácticamente lateral.

Lo de ayer propicia que haya una toma de utilidades, pues no hay que perder de vista que en dos días, el IPC subió 4.0% y varias acciones lo hicieron en mucho más que éso, y en una época turbulenta como la actual, no deja de ser buena idea tomar lo ganado, que no ha sido poco, sobre todo considerando que el alza, como la planteé, era una operación de corto plazo, si bien ha sido más corto de lo pensado, dada la agresividad del alza. Desde luego no descarto el nivel de los 49,000 puntos, que es el objetivo que marqué originalmente y que ahora se ve más a la mano. Si el mercado tuviera una consolidación en la región actual, me sentiría más tranquilo en la posibilidad de ver concluir el recorrido. Por lo pronto, lo bailado, nadie me lo quita. Espero que a usted tampoco, amigo lector.

El INEGI publicó ayer los datos del Indicador Global de Actividad Económica (IGAE) al mes de noviembre de 2016. Como sabemos, el IGAE es una aproximación del Producto Interno Bruto, con datos agregados y periodicidad mensual. Y en esta ocasión el crecimiento anual que se reporta –al mes de noviembre– es de 3.7% (2.4% con cifras desestacionalizadas) que resulta un buen comportamiento, dado lo que habíamos venido observando durante el año, particularmente durante el segundo semestre, ya que el promedio de crecimiento reportado por el IGAE, entre julio y octubre, fue de 1.8%.

En esta ocasión los datos de las actividades primarias (las agropecuarias) tuvieron un importante crecimiento de 12%, si bien sabemos que su impacto en el PIB es relativamente pequeño, por el volumen que significa este sector en la economía nacional. La buena noticia, por decirlo así, es que las actividades industriales –las secundarias– resultaron con un comportamiento positivo de 1.3% anual, después que en los meses previos (julio – octubre) el comportamiento fue negativo en promedio, en el orden de -1.2%. Para fines prácticos, durante todo el año, el sector industrial ha sido muy golpeado por el tema petrolero, como sabemos.

Otra buena noticia es que el sector de los servicios (el terciario) mantuvo el dinamismo que ha mostrado en los años recientes. En noviembre pasado, el crecimiento anual fue de 4.5% y con cifras desestacionalizadas, de 3.4%, por tres meses consecutivos. Habrá que prestar atención a lo que ocurra en este sector, que habla de la actividad del mercado interno, dado que este año el crecimiento del PIB será mucho menor al que vimos en 2016, que no fue nada para enorgullecernos (2.5%), la inflación será mayor y también lo será la tasa de interés.

Y una no tan buena noticia fue la inflación de la primera quincena de enero. Aunque todos suponíamos que iba a ser alta, creo que no teníamos una idea clara de lo que sería en realidad: lo que trajo consigo fue una tasa quincenal de 1.51% que, traducida a tasa anual es de 4.78%. Lo anterior, hace pensar que la inflación del mes completo será probablemente algo más de 2% y que obviamente se alterarán los patrones de estacionalidad.

Por el momento, me resulta difícil hacer una estimación confiable para el comportamiento anual, pero tendré que hacerlo para la encuesta de Banxico, en el transcurso de este día. En una primera aproximación, los cálculos que hice resultan en un 6% anual, que sólo de verlo, me da frío. Pero más allá de lo que resulte, el escenario supone una presión importante sobre la tasa de interés, que también la recibirá por el tema cambiario, que eventualmente puede ser el menor de nuestros problemas, pensando en la inflación.

Cuando usted lea esta Consejería, es probable que Donald Trump ya haya firmado –entre otras– la orden ejecutiva que le permitirá contar con recursos federales para construir el famoso muro fronterizo con México. Así como para darle la bienvenida a los negociadores mexicanos que hoy se harán presentes en Washington, D.C. para iniciar los tratos de la renegociación del TLCAN.

Suerte.

Leave a Comment