2017: A cuidar el flujo de efectivo

In Consejería by PAA2 Comments


En la Consejería del lunes pasado, 12 de diciembre, afirmé que Banxico subiría la tasa de referencia 50 pb. Eso fue una especulación de mi parte que, después de conocer la decisión de la Fed del miércoles, con todos sus detalles, redujo el carácter incierto que toda especulación tiene. Y esto fue básicamente por la señal que se envió acerca del futuro de la tasa de fondos federales, que en buena medida reconoce la posibilidad de tener una inflación mayor a la que esperaban, apenas tres meses atrás.

Dicho de otra forma, La Fed sí toma en serio la posibilidad que Donald Trump empuje su plan de estímulos fiscales que, dadas las condiciones de la economía estadounidense, corre el riesgo de ser un incentivo para la inflación. De tal suerte, si la Fed está en posición de subir su tasa, Banxico tiene poco margen de maniobra para eludir subir la propia, sobre todo si hay elementos que hacen pensar que, además de la depreciación del peso mexicano, existen otros temas que pueden afectar a la estabilidad de precios en México.

Me refiero a tasa de interés más alta, salario más alto, energía más cara. Y si es así, Banxico no dudará en subir la tasa local, lo que eventualmente podría tener el efecto de disuadir al inversionista extranjero -y mexicano- de mover su capital a una divisa como el dólar que, ofrece un rendimiento mayor. Así como el diferencial de tasas de interés favoreció el “carry trade” hacia las monedas emergentes, ahora la nueva postura de la Fed, provoca que el flujo de capital sea susceptible de cambiar de dirección.

Esto último, es un punto dudoso, como ha quedado en claro durante todo este 2016, ya que después de 250 pb que hicieron que la tasa pasara de 3.25% a 5.75%, el peso mexicano se depreció 17% en el año. Desde luego que alguien dirá que, de no haber hecho lo que se hizo con la tasa, la depreciación hubiese sido mayor y es probable que así hubiese sido. Ese es el dilema que enfrenta Banxico que, al final del camino, es con la tasa de interés de referencia, con lo que tiene que lidiar la inflación, provenga ésta de donde sea.

Y sí, porque aparentemente, en lo único otro que parece que Banxico puede contar para que su objetivo inflacionario se alcance, es el bajo nivel de la actividad económica doméstica que no genera presión de demanda suficiente para hacer subir a los precios y esto, no cae dentro del ámbito de la política monetaria. Lo cierto es que, como dice nuestro banco central, el balance de riesgos para la inflación, ha seguido deteriorándose.

Y ante tal circunstancia, pues no queda más que esperar un ambiente alcista para la tasa de interés en los próximos meses, con el consiguiente impacto que esto tendía sobre la actividad económica, empezando por el consumo, que ha sido la parte más dinámica de la economía nacional en los años recientes.

Así que, en un ambiente de inflación al alza, lo que vuelve a ser clave es el flujo de efectivo. Siempre lo ha sido, pero a veces se nos olvida que es el flujo de efectivo lo que hace que el planeta económico se mueva. Como en alguna ocasión he escrito, la economía funciona porque existe el crédito, que es la materialización del flujo de efectivo. Ver subir o bajar los precios de las acciones habla del saldo de las operaciones en un momento dado. Las fluctuaciones de la tasa de interés muestran lo que está ocurriendo con el crédito. De ahí la importancia de las decisiones de los bancos centrales.

Hoy se publica la encuesta de expectativas económicas de los analistas del Sector Privado, que publica mensualmente Banxico. Es la última del año y le recomiendo que la vea, si tiene tiempo y ganas, ya que habrá incorporado los efectos de una inflación más alta a la esperada en los primeros once meses del año, con todo lo que ello implica para el resto de las variables, de cara al 2017.

Como siempre, esta columna tomará vacaciones. Espero que usted también, amigo lector. Califique al 2016 como quiera, yo lo califico de extraordinario. Espero que 2017 sea al menos de igual calibre. No me refiero a cuestiones que se enmarquen en los límites de “bueno y malo”, no. Espero que tengamos un año que nos traiga cosas nuevas, que nos obliguen a pensar y a instrumentar acciones para enfrentarles y aprender. Que todo sea bueno para usted y los suyos. Le espero en este espacio el lunes 9 de enero de 2017.

Suerte.

Comments

  1. Jeanett

    Pedro, merecidas vacaciones!, te agradezco que me permitas leerte cada mañana y además aprender de un tema por demás complejo, interesante y con grandes retos.

    Con gusto regresaré el 9 de enero. Suerte

  2. Ricardo

    Estimado Pedro: una feliz navidad y un buen año 2017. Felicidades al equipo de trabajo y a tu familia.

Leave a Comment