Aparecieron los “independientes”.

In Consejería by PAALeave a Comment


Y si el del petróleo es un tema de los grandes participantes en ese mercado –y yo creo que sí lo es–, pues ahora otro de estos actores se ha incorporado a la decisión que hace poco tomó la OPEP en el sentido de reducir la oferta de petróleo. El volumen de reducción al que se comprometió la OPEP fue de 1.2 millones de barriles al día (bd), a los que se suma el compromiso de los productores independientes, en el orden de 568 mil bd.

El grupo de productores que se reúne en este acuerdo son diez países, en el que destaca Rusia –el otro “grande”, con una producción de alrededor de 11 millones de bd, similar a la producción de Arabia Saudita– quien se dice que aportará 300 mil bd al recorte de producción de este grupo; es decir algo más del 52% de lo ofrecido. Entre los otros países que forman parte del grupo independiente, se mencionan a México, Omán, Azerbaiyán, Kazakstán, entre otros. No se menciona en los reportes de prensa las cantidades con que cada país participará en el acuerdo.

El precio del petróleo desde luego empezó la semana subiendo fuertemente. El Brent a la apertura, subió hasta el nivel de 57.89 dpb, lo que significó un incremento de 6.4%, pero a partir de eso, inició un descenso hasta cerrar la jornada en 55.42 dpb; un alza de sólo 1.87%. Seguramente habrá quien piense que la decisión del grupo de países independientes no hizo el impacto esperado en el precio y que carece de credibilidad, dada la baja de la mayor parte de la jornada de ayer. Yo creo que no es así y que el comportamiento observado del precio, puede tener varias explicaciones posibles.

Una es que hubo quienes ganaron entre el viernes y el lunes algo más de 6%, razón que me parece más que suficiente para salir a vender. Y si partimos del nivel del 29 de noviembre pasado (46.43 dpb) –un día antes del anuncio del recorte de la OPEP–, pues el alza al nivel máximo de ayer, fue de 25% en dos semanas. Si el mercado se “conforma” con el nivel de cierre de ayer, el rendimiento ha sido de 19%. Nada más.

Otra razón para que aparezcan vendedores, es que haya que detener el alza, al menos temporalmente, para tratar de reducir las pérdidas en las que incurren quienes vendieron en corto y que, ante el alza real y la esperada, empiezan a registrar pérdidas importantes. Es decir, si alguien vendió en corto, digamos cuando el precio estaba en 54.50 dpb, pensando que iba a bajar a 50.50 dpb y ganar la diferencia, pues verlo de pronto –de un día hábil a otro– en 55.42 dpb, pues implica que recomprará a un precio más alto del que vendió y entonces perderá la diferencia, además de los costos implícitos en la operación, o sea las comisiones y el costo del financiamiento, pues como sabemos, las operaciones de venta en corto o comprar a futuro (tener posiciones “largas”) se hacen con crédito. Y si esto es así, pues entonces en el mercado lo que se piensa es que el petróleo seguirá subiendo.

La decisión de la OPEP, junto a la de los productores independientes, tiene otros aspectos importantes, más allá de lo que se intenta que ocurra con el precio que, desde luego, de sí ya es un objetivo mayor. Me refiero a temas como el geopolítico, ya que atrás de la decisión de recortar a la oferta, hay seguramente una negociación y un eventual acuerdo entre Rusia y Arabia Saudita (concretamente entre Vladimir Putin y la familia real saudita), en primer lugar, en lo que toca al mercado de la energía (juntos, ambos productores arrojan al mercado algo así como el 20% de la producción total del petróleo en el mundo), pero también, por ejemplo, en relación al conflicto en Siria, en el que rusos y sauditas tienen posturas diferentes, lo que puede significar un reordenamiento del mercado, pero también una aproximación distinta al conflicto sirio.

Otra cuestión en medio de esto, es la especulación que hice hace algunos días en el sentido de considerar como posible una decisión como la que hemos visto por parte de Rusia, dada la posibilidad de un giro –“amistoso”–  en las relaciones de este país con Estados Unidos. Decididamente, un alza del precio del petróleo, beneficia a los productores estadounidense de gas “shale”. Esto que menciono, si así fuera, también implica un cambio en la geopolítica.

Para México un alza del precio del petróleo puede deslumbrar y tener algún efecto temporal en el tipo de cambio, propiciando una apreciación de corto plazo. Digo que podría ser sólo temporal, pues al final de las cuentas, un alza del petróleo no nos beneficia en la situación actual, pues somos importadores netos de petróleo. Un mejor precio nos beneficiaría si se pudiera aumentar la producción de manera importante, cosa que, lamentablemente, no ocurrirá pronto.

Suerte.

Leave a Comment