Semana de la Fed y Banxico.

In Consejería by PAALeave a Comment


La noticia del viernes pasado fue que la empresa calificadora de riesgos crediticios, Fitch Ratings, cambió la perspectiva –el “Outlook”, que le dicen– para las emisiones de deuda de largo plazo, en moneda extranjera y local del gobierno mexicano de positiva a negativa, manteniendo la calificación de BBB+. Las razones para ello tienen que ver con el aumento de la incertidumbre que el triunfo de Donald Trump supone para México y la volatilidad que, derivado de ello, ha llegado para los títulos de deuda mexicana en los mercados.

Fitch Ratings, con esta decisión, se une a Moody’s y a Standard & Poor’s que, en momentos previos de este año, cambiaron en el mismo sentido el llamado “Outlook” de la deuda soberana de México. Desde luego es una mala noticia y Fitch habrá tenido sus razones para actuar hasta estos momentos, pero como digo, no es buena idea que las tres calificadoras de crédito más activas en los mercados financieros globales, estén alineadas en el sentido de una reducción de perspectiva para México, como emisor de deuda.

Lo cierto es que la cotización del peso mexicano en el mercado no tuvo mayor cambio. No sé si porque la calificación de Fitch llega tiempo después de las de Moody’s y S&P y el mercado ya ha asimilado tal condición, o si el ambiente de hoy está de alguna manera más vinculado a la promesa del “free lunch” de Trump y lo que ello pueda “beneficiar” a la economía mexicana. Las comillas obedecen a que, hasta el momento, lo que vaya a ocurrir en la “era Trump” respecto de México, sigue siendo una especulación.

La semana que hoy inicia en lo laboral, estará marcada por la decisión de la Fed respecto de su tasa de interés de referencia. Supongo que usted, como yo, amigo lector, admite que lo que vaya a ocurrir en la reunión de política de ese banco central, está bastante “cantado”. Todo indica que la Fed subirá 25 pb la tasa, por primera vez en el año, entre otros motivos porque el mercado ya ha tomado la decisión de que el nivel de la tasa de interés es superior, en vista de lo que los indicios que la próxima administración gubernamental en Estados Unidos sugiere que hará en el terreno económico y que al final, implican un nivel de inflación más alto, entre otras cosas. Veremos.

Banxico, el jueves próximo tendrá su reunión de política monetaria y la pregunta es si seguirá la acción de la Fed –en el supuesto de un alza– y si el alza en México será de 25 pb o de 50 pb, como ha venido haciendo en este año. Lo que supongo es que Banxico optará por su percepción del impacto inflacionario que el tipo de cambio tendría sobre la inflación, en el corto plazo. Así que asumiendo que la Fed sube la tasa y que eso fortalece al dólar en los mercados internacionales –además de lo que el “free lunch” traiga consigo–, que en México no hay cambios en el fondo de la economía y que el traspaso de la depreciación cambiaria sí tiene efectos en la inflación, pues entonces Banxico subirá la tasa de interés objetivo en 50 pb. Al final, si las acciones de la administración de Donald Trump no resultan tan agresivas para la economía mexicana como se especula, pues siempre existe la posibilidad de bajar la tasa. En el sentido inverso, pensar que no hay mayor traspaso de la depreciación cambiaria a los precios domésticos y que lo que haga Trump beneficiaría a México, es algo a lo que Banxico no se puede jugar.

Incluso, suponiendo que los impactos en comercio exterior y en el flujo de inversión sean menores, es algo que no sabremos en varios meses –en el mejor de los casos– y en tanto, el tipo de cambio seguirá funcionando como amortiguador de los choques externos y en ese caso, tendería a depreciarse, más que a apreciarse. Así, Banxico procurará que los impactos sobre la inflación sean mínimos, en la medida de lo posible y como sabemos, el instrumento que dispone para ello, básicamente es la tasa de interés.

El mercado mexicano, hasta ahora, ha funcionado dentro del patrón que supuse y compartí con usted. El alza del viernes resolvió el patrón de “doble base”. Lo que cabe esperar ahora, es que haya una “corrección” –eufemismo para nombrar a una baja– hacia la resistencia en los 46,130 puntos, la pruebe, la valide y siga hacia el objetivo de los 48,000 y “pico”.

Suerte.

Leave a Comment