¿Y si no tanto?

In Consejería by PAA1 Comment


En concordancia con el comportamiento de la confianza del empresario, que revisé hace pocos días, la confianza del consumidor, cuyos datos se publicaron ayer, muestra una trayectoria negativa y creciente, es decir, no sólo baja, sino que cada vez, baja más. El índice de confianza del consumidor publicado por el INEGI, está en su zona más baja en tres años al llegar al nivel de los 84 puntos en septiembre y haber recaído a ese punto en noviembre, después que en octubre tuvo un ligero repunte.

Con estas cifras, la tasa de crecimiento anual del indicador es negativa desde febrero pasado de manera consecutiva, hasta noviembre, cuando el dato anual resulta en -8.7% y, para no cansarle con muchos números, en promedio trimestral este año, las caídas son: -1.4% en el 1er trimestre; -1.7% en el 2° y -4.7%, en el 3°. Y en los dos primeros meses del 4° trimestre, el promedio es -7.8%.

Desde luego, más allá que los indicadores de confianza reflejan percepciones y no datos concretos, creo que ahora muestran claramente lo que la sociedad siente respecto de la situación económica que, por su parte, se ha encargado de apoyar la caída de la confianza. Al interior del indicador de confianza del consumidor, el que tiene la trayectoria más negativa es el que responde a la pregunta de cómo se percibe la condición económica del país para los siguientes doce meses. En el caso de este subíndice, las caídas trimestrales son: -7.0% en el 1er trimestre: -6.7% en el 2° y -12.8% en el 3°. Y el promedio de octubre y noviembre es de -14.4%.

Los datos de los otros subíndices no son demasiado diferentes y los de los índices complementarios, son similares. Le recomiendo, amigo lector, si tiene ganas y tiempo, que revise el reporte de confianza del consumidor del INEGI, pues creo que el conjunto de la información le dará una imagen más clara de lo que está ocurriendo en este importante componente de la actividad económica. Seguramente usted estará de acuerdo en que las cosas de la economía funcionan mejor, si tenemos confianza en el entorno.

Y la verdad es que en un ambiente como el que tenemos, es difícil pensar que invertir en acciones del mercado mexicano, es una buena idea. Pero quizá no es del todo mala, riesgo mediante. Hace algunas Consejerías –concretamente en la del miércoles 23 de noviembre pasado– mencioné que podíamos estar en un escenario similar al de las “Torres Gemelas”. En la tragedia del 11 de septiembre de 2001 –no puede valorarse de otra manera– cayeron las Torres Gemelas del WTC en Nueva York y todo lo demás quedó en pie.

Todo nos preocupamos y nos asustamos mucho. Los mercados cerraron en todos lados y más de uno pensó en un derrumbe a su apertura. Y lo que ocurrió fue que al reanudar la actividad el lunes 17 de septiembre de 2001, lo que hicieron los mercados fue reanudar la baja que habían iniciado en el mes de mayo de ese año, ciertamente con mayor aceleración y que en realidad formaba parte de la baja a consecuencia de la crisis de las “puntocom”, que inició en el año 2000. El S&P 500 bajó 12% entre el cierre del 10 de septiembre y el día 21 de ese mes y a partir de ahí, inició un alza de 24% que terminó en diciembre 7 de ese 2001. El punto más bajo de la baja de las “puntocom” en el S&P 500, fue 768 puntos, el 10 de octubre de 2002, y el alza que le siguió en realidad empezó en marzo de 2003, más o menos en ese nivel. Y como tendencia primaria, duró hasta octubre de 2007.

Y la sensación de ahora, me parece que es parecida. Todo está mal y puede estar peor. ¿Y si no?, o al menos: ¿Y si no tanto? Sé que el lado negativo del riesgo contiene elementos difíciles de evaluar para México y eventualmente puede resultar muy complicado. Pero por ahora, el mercado mexicano se ha mantenido en su línea de tendencia alcista de largo plazo –la que inició en 2009–, la ha probado y la ha respetado como lo ha hecho varias veces en estos años.

¿Recuerda usted aquella formación de “doble base” que describí –y usé– entre agosto y diciembre de 2015 y otra similar que se presentó a principios de este 2016? Revíselas, si tiene oportunidad. En ambos casos generaron alzas interesantes que después tuvieron correcciones como usualmente ocurre. Pues ahora, puede estarse armando una situación similar. No estoy hablando de un alza de muchos meses ni de nada parecido. Tampoco quiero minimizar la parte negativa del escenario de riesgos. Pero puede haber una oportunidad sabrosona.

Suerte.

Comments

  1. Roberto

    Hola Pedro, muchas gracias por escribir todos los días. Una pregunta respecto la tasa… si la tasa de Banxico a subido, por qué la tasa de créditos hipotecarios se ha mantenido todavía? Tengo la oportunidad de comprar una segunda casa y me ofrece un banco una tasa del 8.48%, lo tomarías?

Leave a Comment