Bien y de buenas

In Consejería by PAALeave a Comment


La economía de Estados Unidos creció 3.2% en el 3er trimestre de este año, de acuerdo a la segunda revisión de este agregado económico. Mejoró a la expectativa que existía en el mercado, que era de 3.0%, al dato de la 1a revisión, de 2.9% y por supuesto a los datos del 2° trimestre y 1er trimestres, que fueron de 1.4% y 0.8%, respectivamente.

Como se puede observar, la economía no pierde su dinamismo y apunta para crecer algo más de 2.0% en 2016. Los componentes del PIB estadounidense en esta ocasión muestran crecimientos generalizados: el consumo privado lo hizo en 2.8%, la inversión privada en 2.1% y las exportaciones en 10.1%. Hay que hacer notar que la inversión privada tiene tasa positiva de crecimiento, después de tres trimestres consecutivos de tasas negativas. Por su parte, la actividad del gobierno recuperó ligeramente su crecimiento, con 0.2%, después de la caída de -1.7% del 2° trimestre.

Al dato del PIB se sumó el de la confianza del consumidor del mes de noviembre, que alcanzó el nivel de 107.1 de su índice, muy por arriba del nivel de octubre que estuvo en 100.8, siendo además el mejor dato desde julio de 2007. Vale decir que las encuestas de confianza del consumidor se levantaron antes del día de la votación para las elecciones presidenciales, así que la mejoría de este indicador no puede asociarse al resultado de tal evento.

La suma del PIB y de la confianza del consumidor, hacen pensar que el consumo en el último trimestre del año, de sí importante para este renglón de la economía, será de buen nivel empujando a la economía hacia el crecimiento de 2% mencionado, que durante buena parte del año ha estado en duda. El crecimiento del que hablo, por otra parte, es un elemento para pensar que el plan de apoyo fiscal planteado por Donald Trump para la economía estadounidense, puede generar una presión inflacionaria indeseable, dado el nivel y ritmo de actividad que existe. No es lo mismo impulsar fiscalmente a una economía deprimida, que a una en pleno crecimiento, que cabría pensar, no lo necesita.

En la misma línea de lo anterior, habrá que estar pendientes de los datos de empleo del próximo viernes en Estados Unidos. La expectativa del mercado es que se hayan creado 175 mil empleos en el mes de noviembre, después de los 161 mil de octubre, dato que probablemente sea revisado al alza. La tasa de desempleo probablemente regrese al nivel de 5%, lo cual sin ser un cambio significativo (el nivel actual es 4.9%), mantiene la idea de estar cerca del nivel de “pleno empleo”, lo que sugiere también, una probable presión al alza del salario.

Quizá cuando usted lea esta Consejería, por cuestiones de horarios, ya se conozca lo que la OPEP decidió respecto de reducir la producción del cártel, o no. Por lo pronto en el mercado el día de ayer se especuló, en ausencia de información “dura”, que la posibilidad de reducción de oferta está en duda y en consecuencia el petróleo bajó -3.4%, llegando el Brent a 46.43 dpb, en tanto que el WTI lo hizo en -3.9%, cerrando en 45.23 dpb. Lo cierto es que no hay más que esperar por el anuncio de la OPEP y de darse el recorte, habría que conocer los detalles de tal decisión en relación a quienes se vieron más afectados, así como las reacciones de productores fuera del cártel. Veremos.

Dada la mezcla de la información de ayer, puede decirse que el mercado tuvo un buen comportamiento, ya que el S&P 500 tuvo una pequeña alza, de 0.13%, asumiendo que el petróleo tuvo una baja importante, aunque no extraña, a la luz del comportamiento de los días recientes y de su impacto en el mercado accionario.

Sé que es difícil hacer a un lado el tema del petróleo o especular sin información, pero supongo que el mercado, de no darse el recorte, asimilaría esta noticia de manera negativa, en el orden de precios que he comentado -lo que ronda en el mercado son los 40 dpb- y creo que de manera temporal. Lo pienso porque como he dicho recientemente, el mercado en Estados Unidos ha comprado la idea del “free lunch” pero, además, se ve soportado por los buenos datos de la economía, de tal suerte que habría que tomar con distancia una eventual baja.

Suerte.

Leave a Comment