Buen momento para poner en práctica lo que uno sabe hacer.

In Consejería by PAA1 Comment


Cuando se tienen elementos razonables para decidir, no hay que dudar.Pedro Alonso
  • El IPC en buena posición para intentar un alza interesante.
  • A veces para ganar, hay que decidir perder.

En la Consejería que escribí para el viernes pasado (21 de noviembre) mencioné que mi apreciación de días antes ya había llegado a su destino. Me refería a un nivel algo mayor a los 44,000 puntos en el IPC. En esa zona, enfrentaba tres promedios móviles (20, 50 y 100 días) que podían presentar una zona de resistencia que provocase una baja pequeña, en preparación a un alza hacia los 45,000/45,500 puntos.

Algo así está ocurriendo, con una variación a lo planteado. Los promedios móviles fueron superados y ahora pienso que pueden funcionar como soporte. La baja que vimos lunes y martes de esta semana se convirtió en una ligera alza el miércoles colocando al IPC nuevamente arriba de los móviles; cerró en 44,678. En tanto, los indicadores complementarios siguen mostrando una buena condición.

Ahora, el IPC tiene una pendiente que le permite intentar con más estabilidad la búsqueda del nivel mencionado al final del párrafo anterior. La volatilidad –además– ha disminuido, cosa que siempre ayuda para iniciar un alza, dentro de la cual debe aumentar (espero). Eso significa alcanzar más rápido los objetivos de rendimiento (lo espero, también).

Dado que en Estados Unidos tienen dos días prácticamente inhábiles, es probable que en México, a falta de volumen, el IPC baje algo más, digamos a la zona de los 44,300, o simplemente permanezca alrededor de su nivel actual, lo que no estorba para lograr el objetivo mencionado.

Las acciones, consideradas individualmente, en algunos casos muestran posiciones “subidoras”, como escribí el viernes pasado. Otras, están defendiéndose en niveles que han sido soportes varias veces en los pasados dos años. Algunas más, parecen no tener remedio y no dan señales de vida.

Este es el momento en el que hay que decidir cuáles son las que ofrecen mejor opción para incluirlas en el portafolio, ya sea usando liquidez nueva o consiguiéndola en la venta de posiciones actuales. En algunos casos, habrá que tomar pérdidas, si es necesario. No dude.

Desde luego usted, amigo lector, puede tener una visión diferente a la mía y pensar entonces que no habrá alza ahora y tampoco en diciembre. Eso es lo que hace al mercado: en el mismo precio yo quiero comprar y quizá usted quiera vender la misma acción, o viceversa. Y si las cosas no salen como uno piensa, siempre hay otra oportunidad.

De hecho, yo estoy pensando en tener en las siguientes semanas dos momentos más de compra y otros tantos de venta, pues el espacio que existe –técnicamente hablando– lo puede permitir. Lo anterior sí requiere una clara fijación de objetivos y la decisión firme para vender cuando se alcancen, en un sentido u otro. Lo que no hay que hacer es permitir pérdidas irrecuperables en el corto plazo, que es el término en que por lo pronto estoy pensando. Por experiencia –que incluye errores de buen tamaño– sé que la primera regla para ganar, es perder lo menos posible.

Tomar decisiones que impliquen pérdida siempre es difícil y horrible. Pero siempre es mejor perder, que perder más. Sobre todo cuando después de no tomar la decisión uno hace cuentas y descubre que perdió no sólo por la pérdida adicional, sino por lo que dejó de ganar al dejar algunas oportunidades de alza.

Lo que quise decir con el “no dude” de párrafos atrás, es que si se tienen enfrente condiciones que señalan con elementos razonables la posibilidad de un movimiento en algún sentido, ejecutar es indispensable, pues si no se ejecuta, todo el trabajo anterior se pierde y de toda suerte uno se vuelve un diletante del mercado.

Y no es el caso. El esfuerzo que supone esta actividad, merece una retribución, más allá de una satisfacción intelectual, independientemente del volumen de recursos que se dispongan. Como suelo decir, el cuerpo tiene que sentir lo que recibe. Y sí, el riesgo es lo único seguro. No hay mucho para dónde hacerse.

Suerte.

Comments

  1. Luis Blas

    De un tiempo para acá, siempre busco tiempo para leer su consejería, realmente es eso, excelentes comentarios y consejo.
    El de hoy en particular me gusto mucho y me deja mucho en que pensar, me quedo con lo siguiente:

    “Tomar decisiones que impliquen pérdida siempre es difícil y horrible. Pero siempre es mejor perder, que perder más. Sobre todo cuando después de no tomar la decisión uno hace cuentas y descubre que perdió no sólo por la pérdida adicional, sino por lo que dejó de ganar al dejar algunas oportunidades de alza”.

    “Lo que quise decir con el “no dude” de párrafos atrás, es que si se tienen enfrente condiciones que señalan con elementos razonables la posibilidad de un movimiento en algún sentido, ejecutar es indispensable, pues si no se ejecuta, todo el trabajo anterior se pierde y de toda suerte uno se vuelve un diletante del mercado”.

    Saludos y de verdad, muchas gracias!

Leave a Comment