“Trump rally” / Petróleo / 2001/9/11

In Consejería by PAA2 Comments


Antes que nada, una disculpa más, por no haber estado ayer en mi cita con usted, amigo lector. Resulta que, como dice mi hijo mayor Pedro, que es Ingeniero Civil, de tiempo en tiempo se manifiesta la “fatiga de materiales”, a la que hay que prestarle atención –cosa que ya hago– pero que no hay que confundir con “daños estructurales”, que no es el caso. También debo decirle que, brincarme una Consejería, justo después de un “fin de semana largo”, hace que parezca una eternidad el tiempo que ha pasado desde que escribí la anterior; en este caso, la del jueves 17 y que usted pudo leer el viernes 18 de noviembre pasado.

Pues sí, en los mercados estadounidenses sigue el “Trump rally”. Por eso en los días pasados escribí sobre lo que ocurría por aquellos lares, pues hacerlo sobre lo que ocurría aquí, por nuestros rumbos, no ofrecía posibilidad, al menos para mí, más que recurrir a lugares comunes respecto de acciones que tomar, al menos en el corto plazo. La opción era mandar una “señal de largo plazo”, en la que creo, pero que hoy –me– suena a “lugar común”.

Supongo que el “Trump rally” continuará, por lo menos hasta la toma de posesión del 20 de enero, quizá no al mismo ritmo. Lo pienso así, pues no creo que el mencionado Trump vaya a cambiar su postura en el terreno de las declaraciones, que por el momento sigue alimentando las expectativas del apoyo a la economía doméstica de Estados Unidos y, como escribí una semana atrás, el crecimiento siempre es atractivo, aunque sea una promesa. De hecho, las recientes declaraciones sobre las “acciones ejecutivas” a partir del día en que será presidente y por los siguientes cien –puede verlas en You Tube, si quiere– se basan en el “mantra” de “To make America great again”, por lo que el inversionista no ve por qué cambiar su opinión.

En el alza de los días recientes también cuenta el comportamiento del petróleo, que ha subido casi 13% en una semana, anticipando que la OPEP recortará la oferta, como sabemos es su intención, más allá de lo que ocurra. En este caso, las opciones son:

La mala: que no logren llegar a un acuerdo interno en la OPEP y las cosas queden igual, lo que sería una decepción para el mercado y en consecuencia, el petróleo regresaría, de inicio, a la zona de los 40’s –dpb– bajos, lo que sería una mala idea para los petroleros, incluido México y para el peso mexicano, obviamente. Le doy 20% de probabilidad de ocurrencia.

La buenísima (para los petroleros): que haya recorte de producción, mayor a 500,000 bpd y además, se sume Rusia al acuerdo; el petróleo tendería a subir hacia los 60 dpb. Esta opción es incierta, pero posible, por la presunta relación Trump-Putin, ya que una de las acciones ofrecidas por Trump, es favorecer a la industria petrolera de Estados Unidos y un petróleo más caro, favorecería la opción de energía doméstica para esta economía. Esto puede resultar un “buen trato” –más bien, sería muy bueno– para el peso mexicano. Le doy 20%.

La buena: que la OPEP llegue a un acuerdo interno de reducir la oferta –alrededor de 500,000 bpd–, sin Rusia adentro. Supongo que el petróleo estaría entonces con un alza que lo haga fluctuar entre los 50 dpb y los 60 dpb, dependiendo de lo que ocurra con el crecimiento global, que hoy no es muy promisorio. Sería una buena noticia para el peso mexicano, pero no una noticia sensacional. Le doy 60%.

Con lo anterior en mente y tratando de ser consistente con lo que he escrito, pues creo que ya llegó el momento de empezar a hacer algo para enmendar los errores de la idea que me propuse para el mercado mexicano. Eso fue lo que dije que haría si las cosas no salían como pensaba, que fue lo que ocurrió. Mala cosa. Estoy pensando en revaluar el peso asignado a los riesgos para la próxima “jugada grande”. Por ahora, creo que estoy en un escenario similar al de las “Torres Gemelas”; sí, las del 9 de septiembre del 2001. ¿Se acuerda? Yo sí.

Ofrezco abordar el tema mañana, junto con los elementos técnicos del caso, para el mercado mexicano.

Suerte.

Comments

  1. Ricardo Jaramillo

    que coincidencia fue el 9 cuando amanecimos con la noticia.
    9 /11 como el número de emergencia

  2. Jeanett

    Pedro, gran cosa tu regreso y siempre conservando tu sentido del humor. Gracias por compartir los escenarios de cara a la OPEP, con gusto te leeré mañana en una Consejería que suena muy interesante.

    Gracias y suerte

Leave a Comment