Economía y resultados corporativos, en segundo plano

In Consejería by PAA1 Comment


“Esto no se acaba hasta que se acaba”, es una frase muy del béisbol, atribuida al legendario “Yogi” Berra, jugador de los Yankees de Nueva York que, por supuesto es aplicable a casi cualquier cosa, entre otras, a las elecciones presidenciales en Estados Unidos. Como usted seguramente ya sabe, el FBI decidió revisar nuevamente el tema de los e-mails de Hillary Clinton, supongo en busca de alguna irregularidad, pese a que hace pocos meses se declara en el sentido de no haber encontrado motivo para hacer cargos, derivados de la investigación que esa agencia realizara.

Ignoro la causa en el fondo de esta decisión, pero me parece lo menos oportuna para Clinton y en general, para la estabilidad de la campaña y la próxima votación, a pocos días de ésta. En la realidad de los datos de las encuestas, el escenario no ha variado demasiado, ya que en las preferencias electorales reportadas por Real Clear Politics, si bien el margen a favor de Clinton se ha reducido (del 7% del 17 de octubre al 4.3% alcanzado hasta ayer domingo por la noche), sigue estando a su favor; valga decir que este dato es muy volátil.

Por otra parte, las probabilidades de triunfo que calcula la empresa Five Thirty Eight, también han cambiado reduciendo las de Clinton del 82% al 79% y en la proyección de los votos electorales que esta firma realiza, el día de ayer Clinton tiene 319 (con lo que ganaría ampliamente) y Trump 218; el voto de diferencia entre la suma de los atribuidos a ambos candidatos y los 538 votos en total, es que esta empresa se lo otorga a Gary Johnson, candidato independiente.

Así, aunque los datos siguen favoreciendo decididamente a Hillary Clinton, el asunto de los e-mails abre un paréntesis de duda, atribuible al “efecto Trump”, que como he escrito recientemente, no deja de ser un foco de inquietud en el ánimo de los electores estadounidense, aunque las probabilidades de que el candidato republicano sea el ganador en la contienda, son realmente bajas.

En el frente de los resultados corporativos, habiendo reportado el 58% de las 500 empresas del S&P 500, el 74% de éstas han reportado utilidades por arriba de lo esperado y el 58% han superado las estimaciones de ventas o ingresos. Las utilidades reportadas son 1.6% mayores a las reportadas en el 3er trimestre de 2015 y, si este margen se mantiene positivo, será la primera vez que ocurre desde el 1er trimestre de 2015, cuando crecieron 0.5%, respecto del 1er trimestre de 2014. Las “guías” de utilidades emitidas para el 4° trimestre de 2016, han decrecido en 36 empresas y aumentado en 21. De esta manera, la idea de que las utilidades del 3er trimestre serían mejor a lo esperado, está progresando.

Por su parte, el PIB en Estados Unidos creció 2.9%, en la primera estimación del 3er trimestre, superando notoriamente al 0.8 del primero y al 1.4% del segundo, lo que de alguna manera era esperado, pero no por ello deja de ser un buen dato. En esta ocasión, aunque el consumo disminuyó su tasa de crecimiento (2.1%, comparado con el 4.3% del trimestre previo) sigue siendo el componente más importante del PIB, ya que aporta 1.47%, del total del 2.9%. Y al interior del consumo privado, el de bienes durables creció a una tasa de 9.5% anualizada.

Otro dato importante en el 3er trimestre, es que la inversión fija del Sector privado doméstico, creció 3.1%. El crecimiento de la inversión privada aparece después de tres trimestres con cifras negativas, dándole un mejor perfil al crecimiento total de la economía. Pero el crecimiento más notable fue el de las exportaciones, con 10.0% y a su interior, la exportación de bienes creció en 14.5%. Esto en parte puede estar explicado por la depreciación que el dólar tuvo en los mercados internacionales durante los meses de agosto y septiembre. Por cierto, el viernes pasado el dólar bajó -0.54% en el mercado internacional, movimiento que probablemente fue inducido por el tema electoral.

Sin embargo, los buenos resultados en los reportes corporativos y en la economía de Estados Unidos, están siendo puestos a un lado por los mercados, como compartí con usted, amigo lector, recientemente. Además, no hay que olvidar que el próximo miércoles la Fed anunciará su decisión sobre la tasa de referencia que, aunque todo mundo anticipa que no la moverá hasta diciembre, pues no deja de ser un buen pretexto, sumado al de la política, para esperar unos días antes de decidir qué hacer. Hay que tener paciencia.

Suerte.

Comments

  1. J manuel

    Saludos. Hace tiempo no hace alguna reflexión sobre commodities. Ojalá lo considerara porque estimó serían muy útiles.
    Gracias.

Leave a Comment