Inflación, desempleo y oportunidades de inversión.

In Consejería by PAALeave a Comment


Mi afirmación de: “No aprendieron nada”, ahora es pregunta.Pedro Alonso
  • La inflación de la primera quincena de octubre fue casi 1%.
  • Mensajes del desempleo.

La inflación de la primera quincena de noviembre fue 0.74%. Es casi un punto porcentual y es un nivel alto considerando que el objetivo es 3% y que la anual hasta octubre era de 4.30%. No es un nivel inusual para una primera quincena de noviembre (en 2012 fue 0.79% y en 2013, 0.85%), pero como sea, es casi 1%; un tercio del objetivo multianual que Banxico ha establecido.

A su interior, la inflación sigue teniendo la misma estructura que ha mostrado a lo largo del año: la subyacente en la quincena subió 0.13%, lo que refleja claramente las disfunciones de nuestra economía. Es decir, los bienes y servicios agrupados en el lado subyacente (todo, menos los bienes agropecuarios y aquéllos en los que el gobierno fija los precios) hablan del pobre crecimiento económico y de la debilidad de la demanda interna.

Por su parte, la inflación no subyacente (donde se computa el comportamiento de los precios de bienes agropecuarios, de la energía y las tarifas que fija el gobierno) señala las deficiencias y distorsiones del ingreso del gobierno, que utiliza su capacidad monopólica para fijar los precios de la energía y los inevitables shocks de oferta de los bienes agropecuarios. Este segmento de la inflación creció en la primera quincena de noviembre 2.66%. Valga decir que continúa haciendo impacto en la inflación la terminación del periodo de tarifas eléctricas de verano, en varias regiones del país.

Como sea, la inflación terminará en algo más de 4% en este año y quizá pueda sonar a una apreciación un tanto a la ligera, pero es claro que por una u otra causa el 3% es un objetivo difícil de alcanzar, a juzgar por lo que hemos visto en los años recientes. A veces he pensado que tal objetivo tendría que ser revisado a la luz  de los hechos, pero no dudo que Banxico revisa a diario esta idea y es entendible que se tenga un rango de fluctuación de +/- 1%. Para eso sirve.

Si asumimos que este año la inflación terminará en el nivel mencionado (4% y algo más), el seguimiento puntual y cercano de este fenómeno en 2015 será necesario, en un ambiente en el que la tasa de interés probablemente registre presiones alcistas por lo que ocurra con la política monetaria en Estados Unidos, entre otras cosas, una de las cuales es eventualmente una mayor tasa de crecimiento de nuestra economía.

También ayer lunes, se publicó la tasa de desocupación nacional para el mes de octubre que resultó en 4.78%, lo que implica una mejoría respecto del nivel medio observado en el tercer trimestre (5.25%) y de hecho, es mejor a la de todo el año (5%). El comportamiento de las cifras desestacionalizadas es bastante similar. El dato de octubre refleja la mejoría de la actividad económica en sectores como el comercio y la construcción, que son importantes generadores de empleo y que habían presentado largos periodos de caída, que espero puedan mantener el ritmo, más allá de la cuestión estacional, especialmente en el comercio.

Este último sector ha sufrido este año por la caída del consumo que fue impactado negativamente por las decisiones fiscales que todos conocemos y por la baja de la actividad económica en general. En el caso del sector de la construcción su caída ha tenido que ver con las modificaciones de la regulación del subsector de desarrollo de vivienda, la caída del gasto público y la falta de crédito.

Es de suponerse que los factores que han afectado a ambos sectores no incidan de la misma manera en 2015, así que pueden estar presentando oportunidades de inversión. Esta especulación –de mi parte– está relacionada con el título de la Consejería del 17 de noviembre pasado: “Parece que no aprendieron nada”, mismo que ahora transformaría en pregunta: ¿No aprendieron nada?

Me refiero a que en ambos casos los respectivos comportamientos incidieron de manera importante en el comportamiento del PIB, por el amplio espectro de las actividades que impactan y con que su pobre desempeño tiene que ver con decisiones de los hacedores de política económica en este país, lo que valida la pregunta que hago, a menos que sabiendo lo que podía ocurrir, hubiesen tomado la decisión de afectarlos basándose en qué sé yo qué criterio. Como sea que haya sido, espero que estos dos sectores regresen pronto a sus estándares habituales de comportamiento.

Suerte.

Leave a Comment