Japón reacciona para tratar de corregir errores. Ojalá lo consiga.

In Consejería by PAALeave a Comment


Siempre es agradecible la capacidad de reacción oportuna.Pedro Alonso
  • Las “Abenomics” postergaron la segunda alza de impuestos.
  • El consumo privado en México continúa mostrando debilidad.

Pocas horas después de escribir la Consejería de ayer, se confirmó la sospecha que mencioné sobre la posibilidad que el segundo aumento a los impuestos sobre las ventas en Japón podía ser retrasado en su aplicación. El gobierno de Shinzo Abe anunció que tal decisión se tomaría dieciocho meses después de lo establecido. Esto supone que ocurrirá en abril de 2017.

A la vez se convocará próximamente a una elección anticipada. La postura del Sr. Abe es retar a la oposición a que presente propuestas mejores a las actuales “Abenomics”, para tratar de salir de la larga era (15 años) de deflación que Japón ha vivido. Más allá de lo que ocurra con el destino del gobierno actual y por tanto, con sus proyectos de política económica, por lo pronto con la decisión de retrasar por un periodo tan largo la segunda alza de impuestos, se reconoce que se cometió un error y que están dispuestos a enmendarlo.

Claro que aplazar la decisión de subir más los impuestos a las ventas, conlleva la condición de no obtener los ingresos fiscales que habían supuesto a la hora de planear las políticas actuales de estímulo a la economía, con lo que el déficit fiscal no será abatido como esperaban, al menos no a la velocidad calculada, salvo que la economía reaccione con un dinamismo mayor al esperado. Habrá que ver.

Como sea, lo que está haciendo el gobierno de Japón es tomar riesgos altos –adecuados al tamaño de la problemática que enfrentan– y en la medida de lo posible ajustan sobre la marcha las medidas que han tomado para corregir los errores y alcanzar las metas propuestas con la menor desviación posible. Si lo logran o no está por verse, pero por lo pronto demuestran capacidad de reacción rápida, lo que desde mi punto de vista, es agradecible.

Políticamente, la apuesta es alta, pues lo que se juegan es la permanencia en el poder, confiando en que la sociedad respaldará su propuesta. Siempre es interesante ver cómo ocurren las cosas en sociedades con una cultura, sistema político y grado de desarrollo tan diferentes a lo nuestro, como es la de Japón.

Por lo pronto los mercados en Asia y en Estados Unidos reaccionaron positivamente a los anuncios, en la idea que la posibilidad de ver una mayor laxitud en la liquidez global a partir de las medidas japonesas, cuenta con buena probabilidad de conseguirse. El S&P 500 subió 0.51% y llegó a 2,051.80 puntos, marcando un nuevo máximo histórico. Situaciones similares ocurrieron con el Dow y el Nasdaq.

El alza del martes aunque es interesante, no cambia en general las consideraciones técnicas que he hecho recientemente. Aparentemente hay espacio para un tramo adicional de alza, pero los indicadores complementarios permanecen en situaciones que suponen una posible baja.

El IPC en México no ha tenido una reacción que implique que está iniciando un movimiento alcista importante. De presentarse, el indicador mexicano buscaría una zona cercana a los 44,000 puntos; quizá un poco más. Desde luego, el comportamiento del IPC, de un perfil menor al de los índices de Estados Unidos, pienso que es justificado ante la carencia de información económica o corporativa que haga pensar que las cosas están mejorando, junto con los eventos por los que estamos atravesando que mantienen su estatus, lamentablemente.

Ayer el INEGI publicó las cifras del consumo privado en el mercado interno, que siguen mostrando debilidad. El crecimiento anual al mes de agosto pasado fue de 1.3%,  inferior al de julio que alcanzó 2.5%. Las cifras desestacionalizadas muestran un comportamiento similar.

Pese a un ligeramente mejor crecimiento de la economía en este año, comparado con 2013, las cifras del consumo privado son claramente inferiores a las del año pasado. En los primeros ocho meses de 2013 el consumo privado creció a un ritmo de 2.9% y en el mismo periodo de 2014, lo hizo en 1.7%.

De tal manera que como supuse cuando hace unos días escribí sobre el comportamiento de la actividad industrial, las cifras del consumo doméstico hablan también de lo que podemos esperar del PIB en el tercer trimestre y para fines prácticos, para todo 2014.  Por eso mi postura de haber dado por concluido este año de manera anticipada –lo que no significa que esté de vacaciones– y tratar de instrumentar mi estrategia para 2015, tanto en el tema de las inversiones en los mercados, como en el de mi negocio en general.

Suerte.

Leave a Comment