Jackson Hole

In Consejería by PAALeave a Comment


Ayer terminaron los Juegos Olímpicos de Río, afortunadamente sin la presencia de la violencia y el terrorismo. Hace tres lunes escribí que era el evento que ponía a la vista los triunfos de la humanidad, cosa que confirmo después de ver a los atletas competir, porque al final creo que nadie pierde. Todos son buenos, hay unos que son mejores y algunos pocos, son extraterrestres.

Por eso, con frecuencia pienso y a veces comparto, que las primeras páginas de la prensa de cualquier tipo y las notas de apertura en los noticiarios de los medios electrónicos, tendrían que ser los eventos deportivos, pues hablan de los triunfos humanos y no de nuestras derrotas. Así que cada cuatro años celebro los Juegos Olímpicos, como en esta ocasión, en la medida de mis posibilidades. Espero que usted también haya tenido oportunidad de disfrutarlos.

La semana que hoy comienza tendrá varios temas importantes. Hoy lunes se publica el PIB del 2° trimestre en México y el viernes, aparecerá la 2ª estimación del PIB en Estados Unidos, para ese mismo periodo. Los números del crecimiento mexicano supongo que no serán demasiado diferentes a lo ya publicado en las informaciones de estimaciones previas (2.4%), que son algo mayores a las estimaciones del Sector Privado (2.3%) que como sabemos, en cualquier caso, es inferior a lo que se requiere para tener un mejor de bienestar. En Estados Unidos, el primer dato del PIB del 2° trimestre fue de 1.2%, que mejoró al crecimiento del 1er trimestre que terminó en 0.8%; tengo la impresión que la segunda estimación mostrará un dato mejor al previo, sin que esto implique que se perfile un crecimiento anual mayor de 2.0%.

Pero quizá el mercado en lo que centrará su atención es en la participación de Janet Yellen, la presidenta de la Fed, en la reunión de Jackson Hole, el viernes próximo. Esta reunión reúne a banqueros centrales de todo el mundo y en ocasiones, en años recientes, ha servido para que la Fed de alguna señal respecto de sus planes en materia de política monetaria. Y ahora, el discurso de la Sra. Yellen se llama “Diseñando esquemas de política monetaria resistentes -flexibles- (el término en inglés que usa es “resilient”) para el del futuro”.

Independientemente que el título del discurso es atractivo y sugerente, dicho por Yellen en estos momentos, abre las puertas para la especulación, sabiendo que hoy, al menos en Estados Unidos, no se atraviesa por una situación de emergencia. Desde mi punto de vista, no se puede esperar que haya anuncios espectaculares y menos aún, precisiones sobre lo que va a suceder con la tasa de interés -no es el foro-, pero me parece importante el tema ya que en este tipo de foros es donde se pueden plantear opciones de trabajo e investigación, que realmente puedan ser útiles en el futuro.

La importancia del momento actual es que creo que se conjuntan una serie de condiciones que antes no existían. La primera es que durante ya varios años se han puesto en práctica políticas monetarias que cuando fueron puestas en práctica y aún ahora, no pueden ser consideradas como tradicionales, pero que no han dado los resultados esperados. Me refiero a haber tenido durante años tasas de interés de referencia en cero o incluso negativas, expansiones cuantitativas importantes, adquisición de valores públicos y privados en los mercados por parte de los bancos centrales, etc., lo que ha conducido a restar margen de maniobra a los bancos centrales, que insisten en algunos casos, que aún se tienen instrumentos en su ámbito para poner en práctica, considerando que no se cuenta con  el concurso de la política fiscal y que el recurso de los cambios estructurales, está sujeto a temas de negociación política y en cualquier caso, los resultados que se pueden esperar de ellos para mejorar la actividad económica, operan -si es el caso- en el largo plazo.

Pero el hecho es que, en el corto plazo, alrededor del planeta la tasa de crecimiento económico es baja, lo mismo que la inflación. La productividad de manera alarmante, ha venido disminuyendo, comprometiendo el crecimiento futuro al no incentivar a la inversión; sin olvidar desde luego, los temas geopolíticos y de terrorismo. Y, por si fuera poco, enfrentamos el envejecimiento poblacional, que plantea una serie de retos que se resumen en una mayor necesidad de recursos financieros, para los que no hay una respuesta clara y eficiente.

Ante las evidencias, sí que hace falta una propuesta nueva, de política monetaria o de lo que sea, pues una situación como la actual, sin ser crítica, si reúne elementos que no dejan de ser riesgosos o al menos, de equilibrio frágil. Los recursos con que dicen contar los bancos centrales, tendrían que ser más explícitos y sin duda más adaptados a las condiciones actuales, que como dije son en conjunto, ciertamente inéditas.

Suerte.

Leave a Comment