Petróleo presionado por la gasolina

In Consejería by PAALeave a Comment


Los mercados resistieron bien la semana apoyándose en los resultados corporativos y defendiéndose de la baja del precio del petróleo. Por otra parte, la decisión tomada por la Fed y las señales que se enviaron al mercado, creo que no han tenido por el momento un impacto importante, si bien me llama la atención que el dólar en el mercado internacional se haya aflojado, cuando la opinión general era que tenía más para subir que para bajar, dado que aparentemente la posibilidad de un alza en la tasa de interés reapareció en el escenario y los bancos centrales en otras regiones tienen una postura que sugiere que continuarán relajando –más aún– su política monetaria.

Me refiero concretamente al Banco Central Europeo, al Banco de Inglaterra y al Banco de Japón. Este último anunció hace un rato (jueves en la noche) que si bien no aumenta la tasa de interés, incrementará el monto de compras de títulos en el mercado –en este caso actuará en el mercado de ETF’s. Además, aumentará su programa de crédito en dólares y por parte del gobierno, se ha instrumentado un paquete nuevo –y mayor– de estímulos fiscales. Y en el caso del Banco de Inglaterra, se especula que próximamente se decidirá recortar la tasa de interés y aumentar el monto de expansión cuantitativa.

Como se ve, la liquidez seguirá siendo abundante en el planeta, por lo mismo la tasa seguirá siendo baja y si en Estados Unidos hay indicios de que la Fed puede subir la tasa, pues el dólar tendría que haberse fortalecido, sin embargo el mercado en los días recientes, medido por el índice $USD, ha presionado a la baja a la divisa estadounidense en algo más de 1.0%. Esta baja no se ha reflejado en el peso mexicano, que de hecho en la semana –de viernes a jueves– se ha depreciado 1.6%. La razón de lo anterior, creo, es el comportamiento del petróleo, que ha continuado bajando e incide en la percepción que se tiene sobre la valuación de nuestra moneda.

Hace algunos días –el martes pasado, para ser preciso– escribí que quizá el petróleo continuaría bajando y que el Brent podía encontrar un soporte en el nivel de 43.30 dpb y ahora está debajo de eso, de hecho en 42.59 dpb. La cuestión es que más allá de las consideraciones técnicas en las que basé mi apreciación, las condiciones del mercado hacen pensar que el petróleo puede seguir bajando.

De entrada, la caída que se ha visto desde los 52.72 dpb alcanzado el 8 de junio pasado, ha traído a la discusión el tema de que el petróleo está a punto de entrar nuevamente en un “bear market”, pues comúnmente se dice que esta condición se alcanza cuando en una baja, el precio de la “mercancía” en cuestión, llega a perder 20% respecto del máximo alcanzado previamente. Y el petróleo está casi ahí. Como sea, pero el hecho es que hay condiciones para que baje algo más.

La causa atrás de esta afirmación es que los datos de inventarios de gasolina en Estados Unidos indican que la demanda ha resultado mucho mayor que la oferta esperada, cuando la “driving season” entra en su fase final; los inventarios ahora son 12% mayores a los que había en esta misma época, hace un año. Esto ha hecho que la gasolina en Estados Unidos haya bajado de precio. De acuerdo con los datos de la US Energy Information Administration (www.eia.gov), la gasolina “regular” ha bajado 10.2% del 13 de junio al 25 de julio. En esas mismas fechas, la gasolina “regular” de la Costa del Golfo, que es la que se usa como referencia para fijar el precio de la gasolina en México, ha bajado 7.0%, justo ahora que en nuestro país ha subido tres meses seguidos: 0.6% en junio, 1.8% en julio y 4.2% para agosto.

De tal suerte que si la gasolina en Estados Unidos sigue bajando de precio, el margen de las empresas que refinan el crudo tiende a disminuir y esto provocaría que la demanda por esta materia prima pudiera reducirse, en tanto los inventarios disminuyan y la oferta y la demanda, encuentren un balance.

Lo anterior puede no ser una buena noticia para el precio del petróleo y tampoco lo es para el peso mexicano. Asimismo, esto puede presionar a los mercados accionarios, si el petróleo continúa siendo una fuerza guía importante, como lo ha sido en buena parte del año. Veremos.

Suerte.

Leave a Comment