¿Cuándo subirá la tasa?

In Consejería by PAA1 Comment


Desde hace algún tiempo, decidí que una buena forma –para mí– de empezar el análisis de los comunicados de la Fed es tratar de extraer la postura de ese banco central revisando el primer párrafo de esos textos, en el que se describe el estado que guarda la economía estadounidense, de acuerdo a su percepción. Para ello trato de no complicarme demasiado la tarea y lo que hago es tomar los adjetivos, palabras o expresiones, que se usan para calificar los diversos temas que son citados regularmente por la Fed en su análisis.

En esta ocasión me topé con los siguientes, independientemente del sujeto al que se califica: “fortalecido”, “expandiéndose a tasa moderada”, “fuerte”, “algún incremento”, “creciendo fuertemente”, “leve”, “comportándose por debajo”, “se mantienen bajos”, “cambios pequeños”. ¿A qué le suenan, por sí mismos, en su conjunto? ¿Optimismo, pesimismo, neutralidad, preocupación, calma? No voy a darle mi opinión, para no sesgar la suya, pero le invito a que haga el ejercicio.

Lo que sí voy a hacer es asociar los calificativos a los sujetos: “fortalecido”, para el empleo; “expandiéndose a tasa moderada”, para la actividad económica; “fuerte”, para el incremento del empleo de junio (comparándole con lo “débil” del dato de mayo); “algún incremento”, para los indicadores del mercado de trabajo (distintos al crecimiento de puestos de trabajo); “creciendo fuertemente” para el consumo de las personas; “leve”, para la inversión fija de las empresas; “comportándose por debajo”, para la inflación, en referencia al objetivo de largo plazo, de 2.0% anual; “se mantienen bajos”, para los premios que los instrumentos financieros pagan para compensar a la inflación; finalmente, “cambios pequeños”, para las expectativas de la inflación a largo plazo.

Desde luego que la asociación de los calificativos con el sujeto, le dan contexto a la idea o al mensaje que la Fed quiere enviar, que a mí me parece que es de optimismo, moderado si usted quiere, pero optimismo al fin y al cabo, admitiendo que un banco central difícilmente toma una posición exultante respecto de su percepción de la economía.

Lo anterior, más una mención respecto a que se percibe que los riesgos de corto plazo para la economía han disminuido y la reiteración sobre que la postura de política monetaria es relajada, abrieron una vez más la especulación sobre la posibilidad de que la siguiente alza de la tasa de interés se presente este año, particularmente en el mes de septiembre.

Lo dicho por la Fed, hace pensar que quizá en junio, pudo haberse subido la tasa, pero se atravesó el dato –inexplicable– de la creación de sólo 11,000 empleos y luego, en julio, tuvieron que esperar por la reacción de los mercados al “Brexit”, además de la incertidumbre causada por este evento. De tal suerte, que lo expresado en el comunicado de ayer, sí abre la posibilidad de un alza de la tasa en los próximos meses.

Entre ahora y el fin de año, la Fed tiene tres oportunidades para subir la tasa, septiembre, noviembre y diciembre. ¿Cuál es la más apropiada para hacerlo?, es difícil de saber, pero como repetidamente ha dicho Janet Yellen, el “timing” es menos importante que la decisión explicita de “normalizar” la política monetaria. Sin embargo, es claro que en los mercados muchos tienen la costumbre de tomar las decisiones de las autoridades monetarias como tema de apuesta, que creo no viene al caso.

Entre ahora y diciembre habrá muchos datos que evaluar, incluido el proceso electoral y la votación del martes 8 de noviembre próximo. Dos datos de empleo y dos de inflación, que son las variables que definen el mandato de la Fed, más todo lo que usted quiera, en lo que caben el comportamiento de los mercados y el del dólar, en el mercado internacional. Los eventos globales, como decisiones de política económica o los temas de conflictos geopolíticos o el mismo terrorismo, cuentan, pero por su naturaleza imponderable no son algo que pueda considerarse como elementos de predicción.

Mañana viernes se publican datos de PIB, tanto en México como en Estados Unidos. Habrá que estar pendiente de ellos, sobre todo en el del vecino –porque del nuestro creo que está muy “visto”–, por las implicaciones para la tasa de interés.

Suerte.

Comments

Leave a Comment