“There’s no bussines like show bussines”

In Consejería by PAA1 Comment


No hizo ni dijo nada que no le hayamos escuchado en los pasados doce meses o algo así. La diferencia es que ahora lo hizo al aceptar la candidatura del Partido Republicano a la presidencia de Estados Unidos. Actuó como el político que es, ante una multitud que estaba ahí para vitorearle. Fue un discurso bueno y largo, lleno de ataques y promesas, apelando al miedo y al nacionalismo de los estadounidenses, nada de mucho fondo, pero no era necesario. No en estos momentos ni para ese público.

Puede que a muchos no nos guste lo que dice, cómo lo dice, cómo se ve y nadie sabe si va a ganar las elecciones y si lo hace, si puede cumplir lo que promete. Eso creo que no es importante ahora. Lo que es un hecho es que Donald Trump llegó hasta aquí y que hay millones de estadounidenses –y no estadounidenses– que piensan como él.

El lunes próximo inicia la convención del Partido Demócrata y entonces tendremos más elementos para juzgar lo que veremos en los próximos meses durante la campaña. Habrá que seguir de cerca este suceso. Siempre ha sido interesante e importante. Ahora, además va a ser divertido. “There’s no bussines like show bussines” dice una antigua canción de Irving Berlin, a lo que yo agregaría “and politics”. Porque de espectáculo y política –dos “géneros” que se complementan bien– vamos a tener una buena dosis en los próximos meses.

Quizá usted piense, amigo lector, que quiero que el mercado baje. Nada más lejos que eso, pero sé que eso es necesario y normal cuando se tiene una trayectoria alcista. Por eso he mencionado que algo así podía ocurrir por estos rumbos. No sé si la baja de ayer, –pequeña, por cierto– es el inicio de la corrección de la que he venido escribiendo. Lo que sí sé es que los índices llegaron a la zona que me establecí como objetivo y que compartí en este espacio. Si la baja continuara, entonces como mencioné recientemente, ahora lo importante no es la resistencia, sino el soporte.

Cuando escribí de tales elementos, el miércoles 13 de julio pasado, mencioné que las zonas que podían actuar como soportes, eran las resistencias previas: 46,300 para el IPC y 2,140 / 2,120, para el S&P 500. Y ahí siguen, esperando por los índices. Sin embargo tengo la impresión que las circunstancias y los ánimos pueden hacer que el soporte sea encontrado antes, no demasiado, tal vez en 46,600 para el IPC y en la parte superior de la zona que señalé para el S&P 500, es decir en los 2,140 puntos.

Como siempre, estas estimaciones son aproximaciones, pero por lo menos a mí me sirven para darme una idea de dónde operar o al menos, de qué estar pendiente, para no alegar demencia. Como sabemos, la información en esto de los mercados y la economía, es un sistema de señales, no un manual de instrucciones. Las señales son más complicadas de interpretar, pero las instrucciones no dejan margen de maniobra.

Las señales están ahí y son para todos, lo demás, es el herramental que cada quién dispone para interpretarlas, la capacidad de decisión y la tolerancia a la incertidumbre. Desde luego que no puede faltar un plan general y la disciplina necesaria para cumplirlo, junto con la inteligencia y las agallas necesarias para saber cuándo uno se ha equivocado y hay que decidir perder y volver a empezar.

Ayer el Banco Central Europeo (BCE) decidió mantener las condiciones de la política monetaria de esa región, cosa que era esperada, si bien más de uno manejó la posibilidad de que las medidas de apoyo fueran ampliadas, a raíz del “Brexit”. Sin dejar de mencionar que están dispuestos a tomar las acciones que sean necesarias para seguir apoyando a la economía y tratar de evitar una deflación, creo que el BCE, está tomando distancia de la coyuntura para esperar evidencias de hacia dónde se dirigen las cosas del “Brexit” y Europa y así poder evaluar mejor los impactos y en consecuencia, sus acciones, además de no perder de vista lo que la Fed haga en las próximas semanas.

En cualquier caso, creo que el BCE no tiene muchas opciones, pues además de la tarea que ha emprendido para tratar de estimular a la economía, tiene que lidiar con las disfunciones de la banca europea en general y ahora, con la banca italiana, en particular, que tiene fragilidades en su estructura financiera, además de enfrentar problemas de cartera de crédito deteriorada.

Suerte.

Comments

  1. Filiberto Rangel

    Estimado Pedro, el llegar a los 48,500 creo que,
    antes se tiene que revaluar los estados financieros,
    motivados por la depreciacion del peso,
    de otra manera, los rendimientos vs precios
    estaran muy defasados

    Saludos

Leave a Comment