Plan “B”

In Consejería by PAALeave a Comment


Ayer el Fondo Monetario Internacional (FMI) publicó su documento de actualización de las expectativas de la economía mundial, en seguimiento al World Economic Outlook de abril pasado. En él realizó ligeros ajustes a la baja en el crecimiento, derivados del probable impacto que la salida del Reino Unido de la Unión Europea pueda tener, sobre todo en el ámbito de las economías desarrolladas. Pese a esto, el tono del documento muestra una cierta mejoría en la percepción general del estado de cosas.

Sin embargo, lo que predomina, empezando por el título –Incertidumbre tras el referéndum en el Reino Unido–, es el mensaje del impacto probable del “Brexit” en el desempeño económico, sin que obviamente, se tenga una idea precisa de lo que pueda ocurrir. El FMI optó por un escenario de impacto moderado para la elaboración de las estimaciones, admitiendo la posibilidad que las cosas no salgan tan bien como lo planteado en este supuesto.

De lo que no queda duda es que el “Brexit” sí es un tema que ha cambiado la percepción de las condiciones generales de la economía. Valga decir que en la página de introducción del documento, hay siete menciones sobre el tema y en  cada una de las siete páginas restantes de texto, aparecen por lo menos tres veces los términos de “Brexit” o Reino Unido.

Una de las conclusiones que la decisión del Reino Unido pone al frente, es que más allá del impacto que tenga, siempre hay que tener un plan “B”. Lo digo así porque la mayor parte de las opiniones parecían estar en el lado de la permanencia del Reino Unido en la Unión Europea y ahora, por lo que se ve, la decisión de salir sí puede tener efectos importantes, más allá de la incertidumbre.

Lo del plan “B” es importante en lo general, y en particular con lo que pueda ocurrir en el proceso electoral de Estados Unidos, ahora que Donald Trump ha sido formalmente nominado candidato a la presidencia por el Partido Republicano. Es curioso, pero después de la trayectoria que ha tenido Trump, la impresión que tengo es que se habla más de las razones por las que no ganará la presidencia, que de las posibilidades que tiene de ganar y menos aún, de lo que tendría que hacerse o la postura que habría que tomar ante tal posibilidad, sobre todo considerando la distancia que existe en las encuestas, que por cierto al día de ayer es de 2.7 puntos.

Quizá haya quien diga que armar un plan acerca de algo que no sabemos cómo será, es una pérdida de tiempo. Pero el hecho es que nos guste o no, cada vez que tomamos una decisión, sobre lo que sea, estamos actuando sobre algo que ignoramos cómo puede resultar. Sé que hay decisiones más fáciles de tomar que otras, pero aún así todas conllevan un grado de incertidumbre. Y en el caso de las elecciones estadounidenses si bien no es un tema sencillo de abordar, creo que es necesario hacer un esfuerzo para armar un escenario que suponga que gana Trump, considerando los datos.

O bien, cabe también pensar en qué ocurriría con las cosas entre México y Estados Unidos –que no son pocas ni menores– si gana Hillary Clinton. Porque parece que si gana Trump las cosas serán malas y si quien gana es Clinton, serán buenas… y no necesariamente. Al menos no podemos tomar una posición binaria, cuando en la realidad, no sabemos cómo puede ser la Sra. Clinton como gobernante.

Si me permite la especulación, amigo lector, es probable que en estas elecciones gane la Sra. Clinton, incluso puede hacerlo con una ventaja mayor a la esperada, pero creo que tendrá un periodo de gobierno tormentoso –no hay que perder de vista que muy probablemente, de ganar, gobernaría con un Congreso de oposición, o casi– y no con muchos buenos resultados, que permitirá que los republicanos lleguen al poder en 2020. Veremos.

Haga el intento, lo más serio que se pueda, de armar un escenario o varios, para enfrentar lo posible. Se va a divertir, seguro va a aprender cosas y se hará de un herramental que le permitirá un mejor desempeño, o al menos tener una posición menos vulnerable, que la de ser solamente espectador. Al final, especular, es un ejercicio de inteligencia.

Suerte.

Leave a Comment