Acto de equilibrio

In Consejería by PAA1 Comment


Como seguramente usted ya sabe, amigo lector, ayer la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) anunció un alza en el precio de las gasolinas respecto del que habían tenido ya por varios meses. La Magna pasó de $13.16 a $13.40 (+1.8%) y la Premium ahora costará $14.37 (+2.4%). El diésel mantiene su precio en $13.77. Los cambios fueron hechos dentro del mecanismo de bandas que aprobó el Congreso, refieren a los precios internacionales de las gasolinas y estarán vigentes durante julio.

Como usted sabe, el precio del petróleo ha subido en el año casi 100% y los precios de las gasolinas también lo han hecho. En marzo, abril y mayo en Estados Unidos, las gasolinas (todos los tipos) han subido 2.2%, 8.1% y  2.3% respectivamente –después de meses de caídas–, de acuerdo al reporte de precios al consumidor que emitió hace un par de semanas la Oficina de Estadísticas Laborales, entidad encargada de calcular y reportar la inflación en ese país, que en los últimos doce meses medidos hasta mayo pasado, es de 1% en su medición general y de 2.2%, en la subyacente.

Así, el alza de la gasolina en México, no es extraña. En la comunicación de esta decisión por parte de la SHCP, se explica en primer lugar que esto se hace para cumplir con las metas del balance público y preservar la confianza sobre la fortaleza de las finanzas públicas del país y la estabilidad macroeconómica. También se señalan como motivos, el alza del precio del crudo –mencionada en el párrafo anterior– y la estacionalidad de los precios internacionales de las gasolinas. Esto último se debe a que en el verano, el consumo de gasolina aumenta por las vacaciones, (“driving season”, dicen los vecinos), lo que sugiere que en los próximos meses podríamos ver nuevos aumentos de precio en las gasolinas mexicanas, sobre todo si el petróleo sigue subiendo.

La referencia al asunto del equilibrio fiscal, de alguna manera apoya mi especulación de ya hace meses –pero que he repetido varias veces– acerca de que el gobierno, a raíz de la baja del petróleo, debe haberse topado con la advertencia de las calificadoras y la presión del mercado, ya que dada la disminución –no menor– de sus ingresos, la amenaza de que sea duradera y no contar con un “plan B” sólido para hacer frente a la situación, puede caer en una condición que no asegure la capacidad de pago de sus compromisos financieros, al menos para justificar el nivel de la calificación que ahora detenta la deuda soberana de México.

La calificadora Moody’s en abril pasado, dio señales en este sentido al poner la perspectiva económica del país en nivel de “negativo”, en vez del “estable” que tenía, manteniendo la calificación de la deuda en el nivel de A3, tres niveles por encima del mínimo para mantenerse dentro del “grado de inversión”. Además, bajó la calificación de la deuda de Pemex de “Ba3” a “B3”, que es el nivel más bajo del rango de “Altamente Especulativa” y que está a un paso de llegar a “Riesgo Sustancial Cerca de Default”.

Como usted sabe, para equilibrar un presupuesto deficitario hay tres opciones: ingresar más, gastar menos o una combinación de ambas. Y en el caso del gobierno mexicano se ha optado por la segunda, dado el escaso margen de maniobra que tiene para aumentar los ingresos ya que un componente esencial –el petróleo– no parece estar en posición de ayudar, la reforma energética no ha fluido como se esperaba y la reforma fiscal es limitada. Además existe un compromiso del gobierno –del presidente Peña, para ser preciso– de no aumentar impuestos ni crear nuevos, oferta que fue usada como una especie de “alivio”, ante la presión del sector empresarial por la mala reforma fiscal.

Al tema de la gasolina sumo el del recorte de gasto que anunció el viernes pasado el Secretario de Hacienda por 31 mmdp, que si bien no es un monto importante, sí suma a lo que en general están tratando de hacer, considerando que además, el caso de Pemex sigue siendo un tema muy vulnerable para el país. Resultó interesante ver cómo se aprovechó el “momento Brexit” –que poco afecta a las finanzas públicas de México– para poner en la mesa una decisión y restarle importancia al hecho de un recorte adicional al gasto público.

Cuando usted lea esta Consejería, probablemente ya se habrá conocido la decisión de política monetaria de Banxico. La especulación en el mercado ha sido que van a subir la tasa de referencia, que para proteger al tipo de cambio. Supongo que esto surgió porque el sub–gobernador Roberto del Cueto no anunció una decisión similar a la del 16 de febrero, cuando el gobernador Carstens anunció un alza de 50 pb, cuando compareció junto con el Secretario de Hacienda, que entonces anunció un recorte del gasto en 132,300 mdp. Del Cueto dijo que el jueves (hoy) habría reunión de política monetaria y ahí se discutiría el tema –del “Brexit”. Yo creo que no habrá movimiento alguno en la tasa, pero prefiero escribir sobre ello mañana.

Suerte.

Comments

  1. Jose Luis Rodríguez Montes

    En EEUU se explica el alza de precio en las gasolinas, pues estuvo barata cuando el petróleo también lo estuvo, pero en México no hubo gasolina barata nunca. Tiene alguna opinión al respecto?? Por que yo, no’mas no entiendo. Saludos

Leave a Comment