Balazo en el pie

In Consejería by PAA1 Comment


“Gran tema este del “Brexit” y como en muchas otras ocasiones, me siento afortunado de ser testigo de esta parte de la historia”. La frase anterior está entre comillas pues es una cita de lo que escribí al final del segundo párrafo de la Consejería del jueves pasado, 23 de junio.

La cito porque es el contexto en el que escribí la idea final de la Consejería del viernes pasado, 24 de junio: “Esta ha sido una gran semana y el de ayer, un gran día”. En ningún momento me referí con esto al “Brexit” o al resultado de la votación de los ciudadanos del Reino (hoy no tanto) Unido. Y sí, sigo pensando que es una gran cosa para mí haber tenido la oportunidad de estar aquí y haber atestiguado tantas cosas importantes a lo largo de mi vida, interesarme en ellas, relacionarlas y entenderlas, algunas con más claridad que otras, cosa que agradezco y disfruto.

Y sí, la democracia tiene sus riesgos. No garantiza librarnos de la estupidez humana, ni tener  buenos gobiernos. La decisión que tomaron los británicos el jueves pasado, es una prueba de lo anterior. Se dieron un balazo en el pie, por lo menos. Sin embargo, creo la democracia es el sistema político más acorde a la dignidad humana. La decisión de salir de la Unión Europea, es claro que no beneficia a nadie y sí perjudica a muchos, empezando por la democracia que es puesta en duda, pues en la mente de muchos seguramente es parte del problema. Yo creo que no.

Hoy es el primer día hábil de un largo periodo en el que veremos un incremento de la incertidumbre en general y en los mercados en particular, a lo que como siempre, nos iremos acostumbrando. En este caso el factor que agrava al ambiente incierto, es lo inédito del hecho y por lo mismo no contamos con experiencia alguna sobre cómo enfrentarlo. Imagine, amigo lector, la bronca que tienen británicos y europeos.

Más allá de los temas de impacto (económico, político y social) que afectan a ambas partes, los británicos enfrentan hoy la complejidad que implica construir un gobierno que pueda conducir a una sociedad claramente dividida, en medio de un proceso de negociación y cambio de grandes proporciones, producto de una decisión tomada con los intestinos y no con el cerebro, en donde predominan el miedo, la ignorancia y la manipulación, como los hilos conductores del fenómeno.

La pregunta que quizá tendrían que hacerse los que han encabezado el movimiento que condujo a la decisión de salir de la Unión Europea, es cómo van a enfrentar a la realidad que se avecina y que de alguna suerte fue advertida por todos, alrededor del mundo, antes de seguir celebrando lo que ellos llaman “el día de la independencia” y pensando en tomar el poder. Hoy, el Reino Unido en relación a Europa, para todo fin práctico es un país más.

Europa comienza por su parte un periodo de debilidad política, además de la incertidumbre. De entrada se ve disminuida y no creo exagerar al decir, desafiada –creo que en realidad todos nos vemos algo disminuidos y desafiados–, pues la forma de organización que ha tenido por décadas hoy se pone en riesgo, pues seguramente más de uno podría optar por el mismo camino que los británicos. Europa tendría que aprender de esta lección y dar pasos para proteger su integridad, si les interesa fortalecerla para conservarla.

Hoy los mercados en Asia recuperan algo de lo perdido el viernes pasado, no así los europeos al momento de escribir esta columna, sin embargo las bajas son menos importantes que las del viernes pasado. La libra esterlina y el euro continúan depreciándose frente al dólar, 1.9% y 0.47%, respectivamente y los futuros de los índices del mercado estadounidense señalan bajas de alrededor de -0.40%.

En México, mi supuesto de que el gobierno saldría a decir que no pasaba nada y que la fortaleza de la economía mexicana…, etc., se convirtió en realidad. Si no oyó o leyó la presentación del viernes por parte de la Secretaría de Hacienda, Banxico y la Secretaría de Economía, está en la red, si le interesa. El recorte presupuestal anunciado de 31,000 millones de pesos, creo que sigue en la línea que he comentado en otras ocasiones: proteger el equilibrio fiscal, ante la amenaza de ver reducida la calificación crediticia de la deuda soberana, dado el escaso margen de maniobra que la caída del precio del petróleo y el volumen de producción nacional han causado, independientemente de la debilidad estructural de los ingresos públicos y la crítica situación de Pemex.

Creo que la afectación del Brexit para nosotros, más allá de los temas relacionados con la volatilidad de los mercados financieros, al menos en el corto plazo, está en lado de la evolución de los temas políticos domésticos y del proceso electoral en Estados Unidos. El contagio sí ocurre y no sólo en los temas económicos. Ya habrá tiempo para escribir de ello.

Suerte.

Comments

  1. jeanett

    El título de ésta consejería es totalmente apropiado a lo que la democracia del Reino Unido hizo el pasado 23 de junio y parece que han escrito en la historia el hecho, y hay dos lados de éste gran evento; lo bueno, dar cumplimiento a las “promesas de campaña” -cosas que en México sólo son bla, bla, bla y lo malo que como bien comentas y he podido escuchar y leer en otros medios, firmaron una sentencia que al día de hoy aún no es posible saber hasta donde llegarán las repercusiones de éste evento de hacer valer la DEMOCRACIA, como dices, ¡veremos!

Leave a Comment