People change (en inglés, en honor de los británicos)

In Consejería by PAA2 Comments


Pues sí, los británicos votaron y desde hace tres horas están contando sus votos. Al empezar a escribir esta Consejería (22:00 de la CDMX, 4:00 en Londres) la votación del referéndum sobre si se quedan o se salen de la Unión Europea (UE), dice que el 51.3% prefiere dejar a la UE y el 48.7%, quedarse. Se han contado 228 de las 382 casillas de votación y la asistencia a las urnas es del 71%. Al terminar esta columna le daré cuenta de lo que haya ocurrido hasta ese momento, sabiendo que cuando usted la lea, probablemente ya se sabrá el resultado final.

Desde luego los mercados en Asia están como locos. El Nikkei japonés baja 3%  igual que el mercado de Australia y el de Hong Kong. Los futuros del FTSE 100 de la bolsa de Londres señalan una caída de algo más de 7%, y la libra esterlina ha caído 8.2% frente al dólar estadounidense, a 1.36 por dólar, nivel que tuvo en 1985. Todo lo anterior es una referencia relativa, pues puede cambiar si en las horas siguientes la opción de “quedarse” recupera terreno y gana, eventualmente. Pero lo cierto es que con el 71% de las casillas reportadas, “salirse” sigue aventajando por 3 puntos.

Lo que este evento muestra claramente es la diferencia de opiniones de los ciudadanos británicos ante un evento de importancia mayor. La diferencia es enorme, porque la mitad piensa de una manera y la otra mitad, de la opuesta. Y seguramente esta división de opiniones es similar en otros temas. Con esto lo que queda claro es que una enorme cantidad de ciudadanos –la mitad– no está dispuesta a apoyar a su gobierno, por lo que de ganar la opción de “salirse” será manifiesta la falta de capital político que el gobierno en turno padece.

De tal suerte, que sea cual sea el resultado, algo muy importante tendrá que hacer el gobierno de David Cameron para mantenerse en el poder –si ganara el “quedarse”–, pues como sabemos, en un sistema parlamentario de gobierno, las elecciones no tienen fecha predeterminada y son convocadas de acuerdo a las condiciones políticas que prevalezcan. Y las condiciones actuales sugieren que puede ser necesario convocar a elecciones. En este caso, habría que saber y ojalá sea pronto, cuál es el plan del Reino Unido y la Unión Europea a partir de las nuevas condiciones, más allá de las formalidades. Lo escribo de esta manera, pues hace media hora la BBC emitió su pronóstico del resultado y da por ganadora a la opción de “salirse” por 52% a 48%.

Además de la división de opiniones, lo que también es evidente es que en la actualidad resulta muy complicado saber qué es lo que está en la mente de los votantes y por lo mismo predecir los resultados de una votación, o los motivos que hacen que se inclinen por una u otra propuesta política o por un candidato u otro. Asimismo, cada vez es más evidente que los ciudadanos han aprendido que en un sistema democrático, el voto es una herramienta fundamental para hacerle ver a los políticos que no se le aguantan más sus errores, del tipo que sean. La decisión que están a punto de tomar los británicos, es justamente eso.

Y así, vamos a atestiguar uno de los eventos más importantes de nuestra historia reciente. Creo que una de las cosas que los humanos, aun los que estamos interesados en la evolución de nuestras sociedades perdemos de vista, es cómo en el tiempo las sociedades cambiamos y eso quizá es uno de los aspectos más importantes para la decisión en términos de la oferta política o las decisiones en el terreno de la economía y los mercados y en general, de nuestra vida.  Lo que está ocurriendo hoy en el Reino Unido es una buena prueba de este cambio. En 1975, hubo un referéndum igual al de ahora: para ser parte o no de la Unión Europea. El resultado de hace cuatro décadas fue que el 35% de la votación no favoreció a la idea de ser parte de la Unión Europea. El resultado de ahora, es dejar de serlo. No pierda de vista esta idea por favor, amigo lector.

Son las 00:17 en la CDMX y en el Reino Unido, 6:17 del viernes 24 de junio. Los números de la votación dicen que con 369 de las 382 casillas reportadas la votación favorece a la opción de “salirse” con el 51.8% de los votos y la de “quedarse” tiene el 48.2%. La ventaja de la primera sobre la segunda es de algo más de 1’179,000 votos y no hay modo de revertirla. La participación de los ciudadanos en la votación es de 72%.

Todo apunta en los mercados a una baja importante. Habrá que estar listos para comprar. Las monedas emergentes recibirán otro empujón hacia la depreciación. Abróchese el cinturón o tome el día libre; yo no puedo. Aquí en México el gobierno saldrá a decir que no hay problema y que es lo normal, pero que saldremos bien librados. Entre otras cosas porque se mantuvo a Juan Carlos Osorio al frente de la Selección Nacional y Enrique Peña Nieto regresó al Congreso la Ley de Responsabilidades Administrativas de los Servidores Públicos, para tratar de mejorar su imagen.

A partir de mañana, la Unión Europea tendrá 27 miembros, en vez de 28, aunque las negociaciones de la salida tomarán por lo menos, dos años (es el término establecido por las leyes de la Unión Europea). Así opera la democracia. Esta ha sido una gran semana y el de ayer, un gran día.

Suerte.

Comments

  1. Jan Bahnsen Rebscher

    Este asunto de la democracia que estamos viviendo cada vez me gusta menos, resulta que un voto educado, razonado y pensado pesa lo mismo que uno que no; tanto para los que ganan como para los que pierden.

    Y pues del Reino Unido…
    Cada vez tiene menos de Reino (y a mí me encanta la monarquía), y de Unido pues ahora nada.

    Los británicos le han hecho daño a mucha gente, y asombra la soberbia de ambos ganadores y perdedores en el sentido que no esperan represalias, una postura algo petulante que caracteriza a los ahora ya NO Europeos.

    He seguido a las cadenas televisoras BBC, CNN y Fox.
    Y todos sus entrevistadores se quedan como el quinto partido de la selección Mexicana: nunca llegan a hacer la segunda pregunta, que es la dura, la incómoda, la buena y la inteligente.

    Y como lo que mata no es la bala, sino la velocidad…
    En este caso es la incertidumbre, pues sí habrá consecuencias y muchas de ellas muy malas.

    Si alguien piensa que este voto no lo ganó el enojo hacia los políticos, el sentimiento antimigratorio y un falso sentido de soberanía, valdría la pena que le echara un ojo a las elecciones presidenciales del partido republicano de EUA.

    Y como dice mi gran amigo Pedro, Suerte, que el mundo la necesita!

  2. Filiberto Rangel

    Yo estoy de acuerdo en la salida, porque asi, las cosas que no estan funcionando para Europa, los va a hacer, es decir tienen que tomar decisiones fuertes, teniendo como ejes:
    a) Hay pueblos que se mueren de hambre, mientras otros tiran comida
    b) Los migrantes de todo el mundo, que huyen porque alguien abusa del poder
    c) Paises que fomentan la fabrica de armas, ¿para que?
    d) Los robots

    Saludos

Leave a Comment